Análisis – Ancestors: The Humankind Odyssey (PC)

Patrice Désilets, uno de los padres de Assassins Creed, por fin nos trae su trabajo de más de 4 años en Panache Digital Games. Ancestors: The Humankind Odyssey es un título complicado de definir o englobar en un género concreto, pues mezcla rol, supervivencia, crafteo, combate y mundo abierto. Ancestors es en sí mismo un título que coloca frente a nosotros la historia más grande jamás contada en un videojuego, y eso pasa factura, no solo en lo técnico o jugable, si no en el segmento de mercado al que puede llegar. No me andaré con rodeos. Ancestors es un título difícil de vender si no se juega a él antes. Me explico. Un título que tiene por base el aprendizaje, que te deja solo sin ayuda, te obliga a ingeniártelas en casi todo momento y que te castiga los fallos sin piedad alguna, realmente es difícil de vender. Pero por suerte para eso hay gente que lo juega, analiza y trae sus mecánicas y sensaciones para que otros puedan entenderlo sin jugarlo. Y eso es la que voy a tratar de hacer en este análisis.

Nuestra historia comienza hace 10 millones de años en la Jungla Africana. El primer sector, por así decirlo, de esta África ancestral y llena de peligros que solo quieren acabar con nosotros es frondoso, con árboles enormes, ríos y pequeños acantilados de paredes verticales. No tendremos problemas para movernos por él, puesto que nuestras habilidades de Homínido nos permiten tanto escalar por los acantilados, como por los árboles y ramas. También podemos balancearnos y así poder alcanzar otros árboles desde estas ramas, solamente tendremos que pulsar el botón en el momento adecuado del balanceo.

Nuestros comienzos serán erráticos, torpes y lentos, puesto que no hemos aprendido nada aún, y es esto, el aprendizaje, lo que nos permitirá alcanzar nuestro fin último, la Evolución. Como decía anteriormente, comenzamos en una parte de la jungla africana, en un clan de pocos miembros, machos, hembras, ancianos, ancianas y los más importantes de todos, Crías. Las Crías son nuestro almacén de evolución, nuestro pasaporte para una nueva y más hábil, fuerte, diestra y avanzada generación de Homínido. Porque el aprendizaje es lo fundamental, pero con la peculiaridad de que tendremos que portar a una cría, puesto que si no la llevamos con nosotros, no habrá aprendizaje. Este aprendizaje se consigue madurando Neuronas, que están divididas en una suerte de árbol de habilidades llamado Mapa Neuronal. Están bien definidas, por una parte las musculares, como la motricidad, caminar sobre dos patas, y por otra las de raciocinio o comprensión, como por ejemplo la comunicación con el clan y otros homínidos o la mejora de la memoria espacial entre otros muchos más. Las neuronas se maduran acumulando experiencia, ya sea al evitar un ataque de un depredador, descubriendo alimentos, realizando acciones de manera repetitiva o descubriendo nuevos emplazamiento y lugares.

En Ancestors todo es descubrimiento y aprendizaje, por lo cual muchísimas cosas no te las mostraré, pues ahí está la belleza y la satisfacción de conseguir por ejemplo el hacer nuestra primera lanza de madera con una piedra y una rama seca. También tendremos que evolucionar nuestro cuerpo a nivel interno, esto se consigue comiendo alimentos nuevos y asimilando sus nutrientes, pues en el comienzo seremos vegetarianos solamente. Esta asimilación alimenticia conlleva mareos y dificultad al desplazarnos con nuestro Homínido, pero el efecto es momentáneo y eso se nos indicará en el HUD. Un HUD que nos indica si tenemos frío, hemorragias por el ataque de un depredador o huesos rotos. Todos estos aspectos se pueden contrarrestar con el alimento o planta adecuada, pero evidentemente todo esto lo tendremos que aprender. Este HUD lo podremos eliminar por completo si así queremos, y así tener una mayor y más completa inmersión.

Nuestras armas básicas serán los sentidos, puesto que el olfato y el oído son básicos para orientarnos, identificar alimentos y enemigos. Estos los podremos activar usando la inteligencia con el botón Y, luego seleccionando el olfato con el botón X y el oído con botón B. Todo esto con el mando de Xbox One en PC. En cuanto a la manipulación de objetos tendremos que usar el botón A para cogerlo, el LB para cambiarlo de mano y mantener pulsado el RT para realizar la acción de manipulación ya sea con un solo objeto o con dos. Este proceso de manipulación es guiado solamente por una ayuda sonora, a la que tendremos que estar atentos para no estropear la herramienta que queramos hacer. También con el objeto en nuestras manos podremos observarlo con el botón X, lo que puede darnos habilidad o comprensión del mismo objeto o su utilidad.

La base de nuestra energía o la tradicional barra de vida es la comida, el agua y el sueño. En un pequeño círculo verde se nos mostrará nuestro estado, verde por completo estaremos bien, pero a mayor parte marrón clara estaremos más cansados, hambrientos o sedientos. Si por alguna razón no dormimos, se nos empezará a nublar la vista y movernos con dificultad, teniendo que pegarnos una cabezadita en cualquier lugar, cosa que puede ser nuestra muerte si no encontramos una zona que esté alejada de depredadores o de las inclemencias climáticas. Y ojo con quedarnos sin círculo verde o marrón, pues si está en rojo totalmente y seguimos adelante moriremos de cansancio y tendremos que continuar la aventura con otro miembro de nuestro clan, y si portábamos a una cría tendremos que ir a rescatarla.

Cuando hablaba de inmersión me refería a inmersión total. Lo que Panache ha conseguido es digno de mención. El aunar unos escenarios de gran belleza, con sus cielos nocturnos indescriptibles, variados, pues viajaremos a través del enorme mapa por diferentes biomas repletos de flora y fauna características, el nivel de detalle sonoro, que es fundamental para gran parte de la experiencia, la banda sonora con tintes tribales africanos y el dolor de perder a un miembro del clan es inmenso. El clan es la otra pata de nuestra evolución, y como comentaba anteriormente, sin nacimientos de nuevas crías no lo conseguiremos. Podemos cambiar y controlar en todo momento entre cualquier integrante de nuestro clan, ya sea macho, hembra o anciano, siempre que esté frente a nosotros, pero hay que recordar que los ancianos no son fértiles, y lo que más necesitamos es aparearnos para poder tener más crías y así obtener más habilidades. Esto no quiere decir que los ancianos no sean útiles, pues yo los usaba de exploradores muy a menudo, pero si queremos evolucionar rápido, tendremos que portar a una cría en un macho y una hembra adultos fértiles y fuertes, y aparearnos con asiduidad. Cada vez que nazca una cría avanzaremos 15 años en la línea de tiempo que comenzaba hace 10 millones de años, pero con una penalización de habilidades adquiridas. Eso hace que el título sea algo tedioso, pues aprender X habilidades y luego perderlas es un poco frustrante, pero a cambio nuestra nueva cría aprenderá más rápido y podremos seleccionar los Refuerzos, que son bloqueadores de habilidades, haciendo así posible que el nuevo Homínido nazca con alguna ya aprendida. Estos Refuerzos los usaremos en el mapa neuronal que es esa especie de árbol de habilidades, y tendremos tantos como crías haya en el clan.

He hablado de inmersión, y no he comentado nada sobre el control del Homínido. La vista es en tercera persona, aunque tenemos la posibilidad de mover la cámara libremente con el stick derecho. Los movimientos están muy conseguidos, y la sensación de primate en el comienzo de la partida es perfecto y el de homínido “evolucionado” muchas horas después también. El motor gráfico, Unreal Engine 4, cumple aunque sí es de mencionar que con una Nvidia 1070Ti y la sincronización vertical activada, pegaba algún que otro bajón de frames, por lo que los 60fps no fueron muy estables, y las versiones de consola que saldrán antes de fin de año tendrán algún que otro problema para moverlo fluidamente a 30fps estables. Muchas de la acciones como el sistema de combate son muy rudimentarias, pero amerita esta simpleza por controlar a quien controlamos. Todo está en perfecta sintonía, y aunque no se libra de fallos gráficos, ausencia de un motor de colisión de mejor factura y una IA de los miembros del clan que a veces desespera por su ineptitud, todo hay que encajarlo en la época, situación y personajes que controlamos. No podemos pretender que otro homínido que no controlamos nosotros actúe exactamente igual que nosotros. Por lo que a pesar de estos “inconvenientes” la inmersión es perfecta.

Te podrías estar preguntando donde están nombradas todas las habilidades del Mapa Neuronal, los diferentes Biomas que comenté antes, las evoluciones de nuestros Homínidos. Pues todo esto lo tendrás que descubrir tú. Yo ya los he descubierto y bajo ningún tipo de circunstancia se me ocurriría privarte de lo que más quiere este título, que es la satisfacción del descubrimiento y la superación. Yo te he mostrado lo necesario para que te intereses por esta experiencia y que este título no quede en el olvido por sus mecánicas y temática.

Ancestors permite crear hasta 4 partidas diferentes a modo de ranuras de guardado llamadas linajes. En cuanto a su duración es muy relativa, puesto que con 24-25 horas podrías llegar al final, aunque todo depende de tu habilidad por asimilar el sistema de evolución.

¿Pero qué hace realmente que esta historia conecte con el jugador a unos niveles que pocos títulos han conseguido? La respuesta es muy simple y evidentemente, está en nuestro ADN, y es el descubrimiento, el afán de superación, la curiosidad, pero como dijo Michael Cain en Interstellar «Tenemos que ir más allá de nuestra propia existencia. No podemos pensar como individuos, sino como especie». Y eso es realmente lo que hace que queramos seguir jugando una y otra vez a Ancestors. Somos Humanos, y como tales queremos evolucionar, mejorar, aprender. Esto nos lo ofrece Ancestors con cada nueva habilidad aprendida, cada neurona madurada, cada nacimiento dentro de nuestro clan. Esos pasos tan pequeños y alejados en el tiempo con respecto al nosotros de ahora, el que juega a Ancestors, hace que dejemos de lado los problemas técnicos, escenas y escenarios algo repetitivos y nos centremos en lo que realmente nos plantea el título, y que es ni más ni menos que la historia más grande jamás contada, La Evolución Humana.

Como conclusión Ancestors: The Humankind Odyssey es un título peculiar, podría decirse que de nicho incluso, pero que sin revolucionar el mundo de los videojuegos sí que aporta una visión diferente y sobre todo es una apuesta arriesgada y valiente por parte de Panache Digital. Para mi es un título que es necesario jugar, comprender y valorar como experiencia más que como un videojuego tradicional.

Review
  • HUMANOTotal Score
    PUNTOS POSITIVOS

    - Gran calidad de las animaciones de los Homínidos
    - Entornos fascinantes
    - Gran variedad de Biomas con su fauna y flora características
    - Apartado sonoro excelente
    - Banda sonora perfecta para la inmersión y el entorno

      PUNTOS NEGATIVOS

      - Pocos tutoriales para que el jugador novato se adapte más rápido
      - Imposibilidad de saltar cinemáticas repetidas

        Leave a Comment

        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...