Blasphemous – Análisis (PS4)

Hoy en día la cantidad de producciones de entretenimiento que tenemos al alcance de la mano es infinitamente superior a la que podíamos imaginar hace 10-15 años. Entre tantas obras de ficción es prácticamente imposible no encontrar referencias en cada una de ellas a gran cantidad de obras que han influenciado a sus creadores.

Si nos ceñimos concretamente al mundo de los videojuegos, vemos que una buena cantidad de títulos independientes recupera tirando de nostalgia el ya famoso Pixel art, y dentro de los títulos con esta estética es bastante frecuente que las referencias a juegos míticos de nuestra infancia, como en este caso los Metroid y los Castlevania hayan servido de inspiración para los estudios de desarrollo que comienzan su aventura dentro del mundo de los videojuegos.

Esto es lo que ha ocurrido con The Game Kitchen y su BLASPHEMOUS, que es el juego que hoy tratamos. The Game Kitchen, es un estudio Sevillano que antes que Blasphemous se había encargado de realizar las 2 temporadas repartidas en 8 capítulos de The Last Door. En Mayo de 2017 empezaron con un Kickstarter en el que aspiraban a recaudar 50000 dólares. En 24 horas habían superado los 74000 y terminaron con alrededor de 333000 dólares, un 666% más de lo que al principio veían como una complicada misión. Con estos antecedentes Blasphemous es uno de los indies españoles que con mayor interés ha sido seguido todo su proceso de creación.

Volviendo al tema con el que comenzábamos, el de las referencias, The Game Kitchen han tomado la Semana Santa Sevillana, y todo el folclore que la rodea para inspirarse y crear el mundo de Cvstodia donde se desarrolla la aventura y a ¨El Penitente¨ protagonista del juego, que luce el clásico capirote de Nazareno característico en la mayoría de celebraciones de la Semana Santa a lo largo de todo el país. Viendo el resultado de todo este conjunto nos damos cuenta que la saga Souls ha sido otro de los referentes a la hora de crear el juego, y no únicamente en lo que es la estética o el universo creado como veremos más adelante. Para terminar con las referencias y antes de adentrarnos en la historia de Blasphemous, los desarrolladores han mencionado en varias entrevistas que el óleo de Goya “La Procesión de los Disciplinantes¨ también ha servido de inspiración para crear el juego.

Pero antes de profundizar un poco más en su historia, es obligatorio decir que Blasphemous es un juego que entra por los ojos. Su estilo gráfico pixel art, que tanto recuerda a la época dorada de las consolas de 16 bits, acompañado por una brillante dirección artística, hace que no despeguemos los ojos de la pantalla durante un buen puñado de horas, ya que el juego supera con creces las 15 horas sin dedicarnos a lograr todos los objetos que podemos acumular en nuestro inventario. Tanto el diseño de nuestro protagonista, como de la gran cantidad de enemigos que nos encontramos a lo largo de toda Cvstodia merecen un sobresaliente tanto por su bonita apariencia como por su diversidad y originalidad. Todos ellos están perfectamente conjuntados con el mundo barroco y con un toque siniestro en el que se desarrolla el juego, y en el que los fondos de cada sección que visitemos nos dejan embobados  por el detalle que presentan y lo bien que se complementan con el terreno por el que transitamos. Se podría criticar que a la larga se pueden llegar a hacer repetitivos, pero eso solo pasa a medida que se acerca el final del juego y teniendo en cuenta la ambientación del juego tampoco se puede esperar una gran variedad de localizaciones.

La historia de Blasphemous es algo complicada, como hemos dicho al inicio encarnamos a un penitente, que armado con su espada llamada Mea Culpa, vaga de un lado a otro de Cvstodia tratando de expiar sus pecados. La mayor parte de la historia se nos cuenta durante el juego cada vez que encontramos algún personaje con un diseño especial, que nos llama la atención según nos vamos acercando. También de vez en cuando se nos presenta alguna escena cinemática que mantiene la estética principal del juego, y que sobre todo nos va ayudando poco a poco a comprender esta enrevesada e interesante historia.

En lo que respecta a la jugabilidad, que es el otro punto fuerte de Blasphemous junto con su estilo y apartado artístico, el juego de The Game Kitchen, no inventa nada. Pero eso no es malo. Cuando digo que no inventa nada me refiero, a que su sistema de exploración, y de revisitado de diversas zonas una vez que hemos adquirido un nuevo poder, nos puede sonar de Metroid. Sus toques aventureros y sistema de combate podrían recordar a Castlevania. El sistema de muerte y volver a recuperar nuestra culpa, la ambientación y diseño general del juego nos traen a la mente a la saga Souls. Y sus exigentes zonas de plataformas, más abundantes de lo que habíamos visto en las previas, son dignas de cualquier genial plataformas de la época de los 16 bits.

Todas estas referencias, analizadas de una en una hacen que parezca un juego poco innovador, pero precisamente el haberse decidido por crear un conjunto de todas de ellas es el que aporta gran frescura en una apuesta valiente y arriesgada, pero que da como un resultado un juego que engancha.

El juego, en PlayStation 4 donde lo hemos analizado, se maneja de manera bastante fácil, El penitente puede atacar con su espada, saltar, cubrirse y deslizarse. También tiene la oportunidad de realizar algunos ataques mágicos. En pantalla vemos 2 barras, la de salud, en rojo y la de fervor, azul, que irá viéndose reducida con cada muerte, ya que con cada una de ellas la culpa ira creciendo y tapando dicha barra. Para que recobre su tamaño tendremos que volver al lugar donde nos mataron o encontrar algún «altar de culpa«, repartidos por el mapa donde se nos librará de toda nuestra culpa. Debajo de esta barra azul, están las matrices biliares, que al pulsar L1 recuperan nuestra vitalidad. Podemos encontrar recipientes de estos vacíos, que cada vez que paremos a grabar nuestra partida se nos rellenan. También vemos en pantalla la cantidad de lágrimas de enmienda que disponemos, que es como se llama la moneda del juego y con la que comprar algunos objetos especiales.

El mundo de Blasphemous está repleto de zonas con varias salidas que conectan las diferentes zonas del juego. La estructura recuerda bastante a la de Metroid, de hecho la forma en la que se nos presenta el mapa en el menú de pausa, es con ese característico modo de cuadrículas.

El juego sin llegar a desesperar es exigente. El sistema de combate consiste en repartir espadazos a la vez que bloqueamos los ataques rivales, para lograr contraatacar con mayor fuerza. Los ataques de espada se realizan con el mismo botón, y con un gatillo nos cubrimos. A lo largo de la aventura encontramos también unos altares en los que podemos subir de nivel a nuestra espada Mea Culpa, que tiene una especie de árbol de habilidades en los que comprar mejor para la misma. Esto da un toque más profundo al ataque ya que es estas habilidades usan distintos botones, dándonos la opción de realizar combos y que el combate no sea un machaca botones. Aunque a la larga abusamos de pulsar repetidamente el mismo botón continuamente.

Además de dar espadazos y cubrirse, El penitente puede saltar, y deslizarse, indispensable para los combates contra los jefes finales. Estos combates son uno de los puntos fuertes del juego, resultan espectaculares y conviene haber aumentado nuestra barra de energía si queremos salir victoriosos. El resto de enemigos que nos encontramos por Cvstodia son realmente llamativos en su mayoría, y en mayor o menor medida hacen referencia a elementos religiosos que relacionamos fácilmente con la Semana Santa.

Además del combate una parte muy importante en Blasphemous es el plataformeo. A lo largo del juego abundan las zonas llenas de plataformas en las que deberemos hilar muy fino para mantenernos con vida. Los saltos entre una plataforma y otra están perfectamente medidos, y al más mínimo descuido fallaremos dicho salto. Así que antes de lanzarse conviene medir muy bien las distancias, porque a pesar de no sufrir daño si caemos al suelo, por muy alto que estemos, si no hay suelo bajo nosotros y perdemos una vida, reiniciaremos en la última zona donde grabamos la partida, y estos altares, llamados Prie-Dieu, donde salvamos nuestro progreso generalmente están muy alejados entre si. De entre todas las zonas de plataformas destacan las que tienen plataformas que desaparecen una vez son pisadas, aunque se regeneran de manera bastante rápida, y también llaman la atención aquellas que podemos escalar clavando nuestra espada en la pared. Por suerte, el control esta muy ajustado y no hay problemas a la hora de ejecutar estos saltos, ni tampoco durante los combates, lo cual es necesario en un juego de la exigencia que presenta Blasphemous.

Como hemos dicho anteriormente, a lo largo de nuestra aventura visitamos más de una vez la mayoría de zonas. Según avancemos en la historia logramos habilidades que nos permiten entrar en lugares que nos eran imposibles la primera vez que pasamos por allí, ya sea porque están cerrados a cal y canto o porque en el ambiente flotaba un gas venenoso que nos reducía la salud al completo en un abrir y cerrar de ojos. Una de las pocas pegas que he encontrado en el juego es precisamente que algunos de estos viajes no son estrictamente necesarios para completar el juego, y pueden resultar frustrantes debido a la exigencia del juego. Para evitar tanto viaje de una esquina a otra del mapa, están las capillas de viaje,puntos de viaje rápido, aunque su número se antoja algo escaso.

Eso sí en estos viajes y desde un principio a lo largo de todo el mapa del juego nos encontramos con una infinidad de objetos coleccionables y otros con los que nos podemos equipar. Nuestro inventario es un rosario, y podemos equipar hasta 8 cuentas, que nos aportan desde un aumento de las defensas, más lágrimas de enmienda al acabar con nuestros enemigos, protección frente a ataques mágicos y una gran variedad de opciones. Desde el principio no podemos portar estos 8 objetos y debemos encontrar por todo el mundo nudos del rosario para ir ampliando las cuentas con las que viajar. Aparte de estas cuentas del rosario, escondidos por toda Cvstodia aparecen los que han llamado Objetos Clave, pero que no nos proporcionan ninguna habilidad ni beneficio, y su utilidad es ampliar el lore del juego, ya que cada objeto nos cuenta algo relacionado con el mundo al que pertenecen.

Los rezos, que resultan ser las magias que podemos hacer con nuestra barra de fervor, que una vez rellena pulsando L2 podemos invocar la plegaría o rezo que tengamos equipado, y los corazones de Mea Culpa, las mejoras para nuestra espada, son los objetos que completan nuestro inventario y que en este caso sí que suponen una gran ayuda en nuestra aventura.

El número total de objetos repartidos por el juego resulta abrumador, y aunque la mayoría no son indispensables para completar la aventura, muchos de ellos nos los encontramos a simple vista sin necesidad de poner un especial énfasis en la exploración.

En lo referente al sonido, el juego llega con voces en inglés, aunque tenemos unos subtítulos en Castellano perfectamente localizado. La voz que nos cuenta la historia cumple a la perfección su papel y da una solemnidad acorde a lo que la historia pide. Las melodías que nos acompañan son correctas repletas de toques de guitarra española. Aunque el tema que más destaca es el de los créditos, que nos traslada a una procesión de Semana Santa con su característico ritmo de tambores.

Como conclusión final, Blasphemous es un gran juego, que toca con notable éxito varios géneros. The Game Kitchen ha realizado un notable trabajo con un apartado artístico muy característico, repleto de referencias a la Semana Santa española y a todas las tradiciones que le acompañan. Repleto de contenido y con una dificultad y apartado gráfico que nos devuelven a los 90, Blasphemous nos promete un puñado de horas esforzándonos al mando de nuestras consolas. A pesar de una historia bastante complicada, la cantidad y calidad de referencias a distintas obras de sobra conocidas por todos hacen que una vez entremos en Cvstodia, no queramos salir de ella.r

Review
  • ADICTIVOTotal Score
    PUNTOS POSITIVOS

    + Enfrentamientos contra jefes finales apasionantes
    + Toca varios géneros con acierto
    + Ambientación muy bien lograda

      PUNTOS NEGATIVOS

      - Historia algo complicada
      - Muchos objetos que aportan poco beneficio
      - Estilo de combate bastante simple

        Comments
        1. Avatar
          McAllus

          En cuanto me termine el Astral Chain me lo compro. Que ganas 😀

          1. Avatar
            Gartzen Laguna

            McAllus, sin duda una gran elección, disfrútalo y nos cuentas! 😉
            Un saludo!

        Leave a Comment

        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...