DiRT 5 – Analisis

DiRT ya es un nombre super conocido en el ambiente de juegos de carreras. Si bien su época dorada fue hace ya 10 años, teniendo en cuenta el excelente DiRT 2 de 2009 y el también genial pero falto de personalidad DiRT 3, Codemasters supo como mantener la saga viva mas allá de esta época con DiRT Rally. Después de la decepción de DiRT 4, parecía que Codemasters estaba perdiendo el toque, pero un excelente DiRT Rally 2.0 supo mantener las cuotas de calidad de la saga.

El problema es que los DiRT Rally son juegos mucho mas técnicos, que requieren cierta habilidad y técnica de parte de los jugadores para poder manejarse bien en estos juegos. En un enfoque que originalmente era arcade con ciertos toques de simulación, ahora teníamos un juego muy enfocado en este ultimo aspecto, además de centrarse en una sola disciplina, como para agregar mas monotonía a esta experiencia. Esto sumado a un motor gráfico que solo lograba verse bien en partes muy determinadas, no dotaba al juego con una experiencia definitiva para las masas, si no mas bien, se enfocaba a un nicho.

DiRT 5 parecía ser esa entrega que regresaba a la época de DiRT 2, estaba la música, la personalidad, la conduccion… pero otra vez me encuentro con una decepción a varios niveles. No es el nivel de decepción de DiRT 4, pero sigue siendo una problemática, un clavo que Codemasters todavía es incapaz de clavar, desde 2011.

Problemas desde el primer minuto

Al iniciar el juego, nos encontramos con un menú con un renderizado in engine de fondo y un rendimiento bastante atroz. A pesar de contar con las especificaciones recomendadas, el juego “bailaba” constantemente entre los 40 y 50 frames, con todas las opciones gráficas al máximo. Luego de una búsqueda, parece que el culpable de todo esto era la iluminación global, al bajarla de “muy alta” a “alta”, el menu era capaz de correr a 60 FPS y con una diferencia grafica mínima, pero esto iba a durar muy poco.

Después de una sobria introducción, pude empezar la primer carrera de este juego y me enfrente a la terrible verdad: Bajones a 40 FPS cuando hay muchos autos en pantalla, y aun llegando a la primera posición, los frames bailaban en los 50s, como Marty McFly.

¿Cómo puede suceder esto? El aspecto grafico del juego es una clara evolución respecto a DiRT Rally 2.0, los reflejos son de los mejores que he visto, las sombras tienen una definición y precisión excelentes, los efectos Alpha y partículas son sobresalientes y los modelados de los autos cuentan con un nivel de detalle para chuparse los dedos.

¿Entonces esta justificado? En absoluto. El juego se ve muy bonito, pero lo cierto es que hay varios momentos en mitad de las carreras en los que simplemente se ve regular, o hasta mal. Ya sea por una mala implementación de la iluminación dinámica, mala elección de texturas o los horribles LODs con el que cuenta este juego, que destrozan completamente el detalle a distancia. Esto sumado a que ya existe un juego que funciona mejor y se ve mejor, el excelente Forza Horizon 4, que encima cuenta con un mundo abierto.

Teniendo en cuenta que este juego es capaz de correr a 1440p, 60fps en Xbox Series S, como se mostro en un video, la deducción mas simple es que el port de PC simplemente fue hecho a medias, algo que no solo es tristemente normal en esta industria, sino también una falta de respeto a los usuarios de PC.

Volver al pasado en mas de un aspecto

Como mencione al comienzo de este Análisis, DiRT 5 parecía ser esa entrega que volvía a la época dorada de DiRT 2. Esto es bueno por varias razones: La música, la personalidad de este juego y una conducción mas arcade, mas entretenida, mas casual. DiRT 5 pudo cumplir con solo una de estas cosas, la selección musical. La misma es  simplemente excelente, con temas que te levantan el animo, que te dan ganas de participar de estas carreras y conducir un auto a toda velocidad.

La conducción recuerda muchísimo a la época dorada, están todos los elementos básicos, pero sin embargo es inferior a nivel de físicas y complejidad. Es realmente muy simple, y aun con todas las ayudas desactivadas, uno siente que todavía es llevado de la mano por el juego. Efectos de sobrevirado, derrape y mal uso de los frenos tienen penalizaciones muy suaves con respecto a a DiRT 2 y 3, juegos que baje exclusivamente para comparar estos sistemas de conducción.

La IA tampoco hace mucho para desafiar al jugador, es quizás uno de los aspectos mas mirados por encima en el desarrollo de este juego. GRID, otro juego de Codemasters en 2019, cuenta con una IA super competente pero también realista: se resbala, derrapan, destrozan y evitan al jugador. Todavía tengo que ver a un solo auto controlado por la IA reaccionar así en DiRT 5. No solo chocan al jugador a propósito para seguir su ruta, sino que todo el tiempo se juntan en fila para avanzar, como si no tuviesen permitido rebasar otros vehículos. Este comportamiento termina generando un desafío inexistente, donde terminar primero es pan comido.

La personalidad es otro aspecto que intentaron imitar de DiRT 2 y fallaron. Este aspecto del juego consistía de 3 cosas: música, diseño artístico y progresión. Como comente, la música es quizá lo único en lo que pudieron acertarle al 100%, pero el resto deja mucho que desear de varios frentes.

El diseño artístico del juego intenta ser igualito al de DiRT 2 en cuanto a Arte visual se refiere, menús, fuentes y dibujos, todos cuentan con ese tinte de personalidad graffitera, rebelde por la que se caracterizaba la entrega de 2009. Sin embargo, gran cantidad de esto tenia que ver con los diálogos que establecían otros pilotos con el jugador, entre estos estrellas invitadas reales como Ken Block y Dave Mirra, los cuales usaban el nombre que había elegido el jugador, para agregar un pequeño toque de inmersión. Cosa de la que no hay rastro en DiRT 5, donde solo aparece un personaje llamado AJ que solo busca pleito y nada mas.

Este estilo se extendía hasta las mismísimas pantallas de carga, donde la música de fondo se amplificaba, se mostraban estadísticas y unas animaciones de transición que hacían hasta esperar a que cargue divertido. Cosa que otra vez, en esta entrega, es un simple logo del mapa de la carrera y ya esta. Eso si, en un SSD el juego carga en unos 5 segundos, pero mínimo una transición bien hecha hubiese bastado.

Por ultimo esta la progresión. En DiRT 2 ibas ganando dinero en tus carreras, que te permitían poder comprar mas autos, los cuales la mayoría de las veces eran superiores a los que tenias, y en muchos casos podías simplemente modificar el auto que tenias para participar en una disciplina diferente, como Trailblazer. En DiRT 5 también existe un sistema monetario, pero el problema esta en que básicamente podes terminar el juego con el primer auto que te dan, la diferencia entre autos esta basada en Conducción y Potencia, cosa que los primeros ya cuentan con una muy buena calificación de principio.

Sumado a esto, el sistema de eventos es una hoja lineal, donde a veces estos pueden bifurcar en otros dos eventos y esos dos en otros dos, pero siempre yendo hacia el mismo lugar, con un sistema de randomizacion para que dos playthroughs no sean iguales.

Oh si, y tampoco existe la disciplina de Rally, en un juego que originalmente tenia el nombre del ya difunto Colin McRae y que es la disciplina mas icónica de la serie.

En resumen:

DiRT 5 es una decepción por donde se lo mire. Intenta volver a la época dorada de esta saga, pero su conducción inferior, su IA es pobre, su diseño se queda a mitad de camino y su progresión es simple. Si, es un juego capaz de verse muy bonito por momentos, pero su atroz rendimiento en PC tira bastante de esto a la basura. Y para añadirle sal a la herida, no cuenta con una disciplina de Rally. ¿Mi recomendación? Anda a jugar DiRT 2.

 

 

 

Leave a Comment

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...