Fade to Silence – La corrupción no siente frio

Black Forest Games y THQ Nordic nos traen Fade to Silence un juego donde prima la supervivencia pero que es un intento de juntar varios géneros donde destaca sobre otros la supervivencia y entre otros pinceladas de los Souls, pero que, aunque plantea buenas ideas, le ha faltado capacidad para llevarlas de manera adecuada a la realidad.

¿Qué ha sucedido?

Nos encontraremos en un futuro, no muy lejano, en el que tomaremos el papel de Ash, un superviviente de un apocalipsis que no sabremos muy bien como se ha originado y viendo como unas extrañas criaturas y una rara corrupción asolan lo que era nuestro hogar.

Empezaremos sin nada aparte de un campamento destruido y una antorcha y deberemos de ir avanzando y desarrollando nuevo equipo para afrontar al clima y a la corrupción que asola el mundo.

Conforme vayamos avanzó en el juego, al descansar, empezaremos a tener visiones que, de manera inconexa, nos irán dando  pedacitos de lo que sucedió para que la tierra acabase en este estado y como poder recuperarla de la extraña corrupción que la azota y de un ser de la corrupción que veremos especialmente obsesionado con nosotros.

El arte de la guerra

En Fade to Silence vamos a encontrarnos un mundo y una jugabilidad muy similar a los de Horizon Zero Down, con todo completamente helado y con la humanidad en una posición complicada para evitar su extinción, y donde veremos ciertas mecánicas similares, como el agazaparse para cazar o la necesidad constante de recolección de recursos para poder conseguir mejoras y equipo.

Pero el juego no se queda en la recolección como algo “opcional”, sino que es algo completamente obligatorio para subsistir. Como la mayoría de juegos de supervivencia, tendremos una barra de hambre a la que se suma una barra de frio, por lo que la necesidad de cazar para alimentarnos o reunir recursos para evitar el frío pasarán de ser una opción a una necesidad auténtica.

Para poder localizar los distintos objetos de los que recoger recursos como cajas, árboles o los propios animales que cazar tendremos la visión eclipse donde se nos remarcarán en distintos colores los objetos con los que interactuar dejando el blanco a recursos como menas, plantas y árboles, el amarillo como baúles y animales que cazar y el rojo para enemigos. Aquí han cometido un error importante y que hubiera sido muy sencillo de arreglar, y es la selección de colores, ya que en un páramo completamente lleno de nieve que una de las maneras de marcar objetos sea el blanco hacen muy sencillo el pasar de largo de ellas por no verlas.

En el combate dispondremos de una barra de energía para limitarnos las acciones de golpeo, muy al estilo de los Souls y teniendo como únicas acciones parar, esquivar, ataque rápido y ataque pesado. Obviamente el parar y esquivar gastarán una parte de nuestra energía y no garantizan al 100% que no recibamos daño, será parte del jugador garantizar que no recibamos dolor utilizándose en el momento justo. El ataque rápido propinara al enemigo varios golpes de un daño moderado pero que pueden ser  bloqueados y dejándonos sin apenas energía para replegarse, mientras que el golpe fuerte consumirá toda la barra que tengamos y derribará al enemigo haciendo bastante daño. El problema es que el daño del golpe fuerte es el mismo tengas la barra a tope o solo un puntito, lo que no tiene mucho sentido. Además veremos que los enfrentamientos al final será extremadamente sencillos una vez pillemos el ritmo de los enemigos y no presentarán mucho inconveniente.

El mundo estará consumido por la corrupción y podremos encontrarnos tanto con enemigos móviles, como focos de corrupción que destruyen la tierra. Estos focos los podremos “absorber” para que se purifique, pero tendrá un precio y es que, de manera similar a como nos sucederá cuando tengamos hambre, la vida máxima veremos que se reduce y nos limitará durante un tiempo en el combate, pero con un poco de descanso lo subsanaremos todo.

Una de las mejores decisiones del juego es el limitar las muertes, ya que cuando muramos gastaremos una de Llamas de Esperanza que tenemos para revivir, cuando estas luces se apaguen el juego se termina y deberemos empezar de nuevo. Pero no os preocupéis, ya que podremos recuperar estas Llamas con objetos que iremos encontrando por el mundo y que nos permitirán tener en reserva posibles futuras conexiones para evitar este trágico final.

Solo sobrevive el más fuerte

Como ya habréis podido ver, este mundo post-apocalíptico no nos permitirá ningún descuido, obligándolos a una recolección casi continua, pero con un gran problema, y es que los recursos serán limitados, por lo que deberemos alejarnos más y más de nuestro campamento para la recolección de materiales, teniendo una capacidad limitada de carga, que nos obligará a tener muy claro que vamos a buscar y centrándonos en ello.

El clima tampoco se va a poner siempre de nuestro lado y aunque tengamos días despejados y “calurosos”, la verdad es que pueden cambiar fácilmente a días con niebla que nos impedirá la vista más allá de unos metros y que nos obligará a tirar de mapa para garantizar si vamos en la dirección correcta o incluso ventiscas que aparte de ralentizar nuestra marcha bajarán tanto las temperaturas que si no encontramos refugio rápidamente moriremos sin remedio en unos minutos, por lo que nos obligará a llegar madera extra para imprevistos como este para crear un refugio temporal y una hoguera para no morir congelados.

Desarrollando equipo

La obtención de tanto de recurso tiene que tener una recompensa, y en este caso es las mejoras de equipación o del propio asentamiento así como la optimización de la recolección de los mismos.

Nuestra capacidad de construir a nivel inicial es muy limitada, y nos permitirá generar algunos objetos muy básicos, como un pico, un hacha, armas, comida y fuego. Pero conforme vayamos construyendo distintos edificios nuestros seguidores podrán ir realizando mejores labores y equipos que nos permitirán empezar a utilizar recursos que en un principio consideraremos absurdos o inútiles por no poder trabajar con ellos.

Agrandando nuestro campamento

Ya os hemos comentado que nuestro campamento empezará arrasado y que deberemos de reconstruirlo, y es aquí donde el juego nos trae uno de los apartados más interesantes que tiene, su gestión.

A la hora de construir obviamente necesitaremos materiales, por lo que es muy aconsejable que se empiece con esta labor desde el mismo momento en el que consigamos nuestro primer seguidor, ya que antes no tiene sentido, al necesitar que sean estos los que construyan las distintas estructuras y manejen la construcción o tratamiento de los objetos que vayamos poniendo en la cola.

Y no solo serán edificios para poder gestionar mejor los recursos, también deberemos de hacerles hogares a nuestros seguidores y levantar empalizadas y puntos de defensa, ya que conforme avancemos y generemos más y más edificios, la corrupción se fijará más en nosotros y nos atacaran. Aquí será imprescindible el estar atentos para su defensa, tener bien atrincherado el campamento y sobre todo estar presentes para evitar que nos destruyan edificios que nos haya costado un esfuerzo levantar.

Un equipo fuerte es invencible

La gestión de los seguidores también será muy importante ya que ellos nos permitirán avanzar de manera más rápida y más eficiente, por lo que deberemos de estar atentos a reclutar a cualquier persona que encontremos y que nos pueda ser útil, pero siempre teniendo en cuenta esto último, ya que a los seguidores habrá que alimentarlos también y necesitarán equipo y madera para mantenerse caliente, por lo que deberemos de ser muy conscientes de a cuánta gente podemos tener bajo nuestras órdenes y quienes nos van a ser realmente útiles.

Esto puede sonar un poco cruel, pero es muy necesario, ya que como hemos comentado, los recursos son limitados, y no encontraremos en ningún momento un punto de “equilibrio” donde podamos aprovisionarse sin problema pero que no tengamos riesgo de pasar penurias. Aquí el avance es obligatorio y sobre todo ser acaparadores con todo para guardarlo en el almacén de nuestro campamento, ya que encontraremos recursos que en un primer momento no nos servirán pero que al final sí que encontraremos su utilidad, por lo que no se puede tirar nada bajo ninguna excepción.

El lider siempre da ejemplo

Dependiendo del modo de juego que elijamos, supervivencia o exploración, nos vamos a encontrar con una dificultad u otra. En supervivencia tendremos las muertes limitadas y si las superamos tendremos que empezar de cero, cosa que en exploración no puede suceder, pero la supervivencia nos dejará aumentar las capacidades de nuestro personaje obteniendo ofrendas y bendiciones.

Las ofrendas, las iremos encontrando por el mundo y nos subirán un poco la vida, la cantidad de barra de hambre que quitamos al alimentarnos,… Mientras que las bendiciones nos darán la opción de avanzar por un árbol de talentos que nos darán mejoras muy necesarias para afrontar mejor el juego.

Aspecto gráfico

La idea gráfica del juego y su concepto están bastante bien planteados, intentando mostrarnos un mundo post-apocalíptico congelado pero lleno de belleza. Desgraciadamente este planteamiento no se ha conseguido plasmar con la misma calidad técnica de la que necesita y encontramos bajadas de frames, NPCs atascados y en general una calidad gráfica muy anticuada para el momento de su salida.

Además traen algunas malas decisiones como la utilización de ciertos colores para resaltar objetos que no han tenido en cuenta el entorno y las IA presentadas suelen ser bastante predecibles.

Aspecto Sonido

En el aspecto sonoro, el juego si tiene una calidad más que sobrada y nos transmite no solo los distintos momentos del clima, sino el hambre, el frío o el daño y que reaccionan de manera muy realista.

En la localización se echa en falta un doblado de las voces al castellano, algo que en los tiempos que corremos debería ser casi un obligado, pero que nos encontraremos al menos un sistema de subtítulos y traducciones bastante bien realizado.

Conclusión

Un juego que parece lanzado de manera apresurada, con algunos problemas técnicos que no son comprensibles en un nuevo título en su salida a día de hoy y que aunque su planteamiento e innovaciones son buenas y la gestión del campamento está bien tratados, los errores gráficos lastran a un juego que no ha conseguido todo lo que claramente se proponen.

Review
  • Lo Bueno
    FrioTotal Score

    + Gestión del campamente y seguidores bien ideada y conseguida
    + La mezcla de géneros es atrevida y tiene un buen concepto de partida

    • Lo Malo

      - Problemas tanto gráficos como de concepto de diseño que lo lastran
      - Las mecánicas pueden acabar siendo muy repetitivas al llevar varias horas de juego
      - Los combates son muy básicos y apenas encontraremos complejidad al cabo de un rato

      Leave a Comment

      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...