NBA 2K19- Análisis

La cabeza le daba vueltas sin parar. Un joven Jim Naishmith, capellán castrense de la Universidad de Kansas, tenía horas para dar con una idea de un deporte que se pudiera jugar a cubierto en invierno y fuera lo suficientemente pausado para no destrozar el pabellón a balonazos. Puso una cesta de melocotones en cada esquina del pabellón y así nació el baloncesto, un deporte en el que mirar para arriba y acercarse a Dios. Setenta y dos años después, en 1963, nació para el que muchos es su reencarnación en el siglo XX, Mike Jordan. Sus hazañas son numerosas, con más anillos de los que le caben en una mano y líder del que fue el mejor equipo de la historia de los deportes en unas olimpiadas. Todos hemos querido alguna vez “Be like Mike”. La divinidad viajó hacia Akron en 1984 para entrar en la casa de una madre soltera humilde y su hijo, Lebron James, destinado a entrar en el podio de los más grandes a base de mates y tiros imposibles. En 1999 nació una franquicia que ha hecho más grande al baloncesto y en su 20 aniversario es el simulador deportivo más aclamado de toda la industria. Pero todo esto ya lo sabías, conocías sus nombres; ahora con NBA2K19 es momento de que la gente conozca el tuyo.

Llega septiembre, uno de los meses más esperados para los que no se fueron de vacaciones en agosto y para los amantes de la NBA. Una nueva edición del mejor juego de baloncesto ya está aquí y viene con varias novedades que vamos a ir desgranando en este análisis: los rookies de este año, un balón más real que nunca y unas físicas mejoradas hacen que el juego mejore un puntito más, aunque no será suficiente para muchos jugadores.

Las sensaciones al coger el mando por primera vez en NBA2K19 son muy parecidas a la edición anterior, sólo comenzarás a darte cuenta cuando lleves unos cuantos minutos y se hayan dado las situaciones suficientes para darte cuenta de las mejoras. La primera que advertimos es el sistema del robo de balón, uno más realista que premia el timing de presión del botón de robo, teniendo éxito cuando este y una posición vulnerable del atacante (cambio de mano, relajación, etc.) coinciden. Se dan situaciones de balones sueltos mucho más a menudo, con lo que tener la suerte de nuestra parte y unos jugadores ágiles va a ser importante. La segunda mejora que percibimos es en el juego de poste bajo. Las animaciones de contactos entre jugadores grandes se han mejorado muchísimo, dándonos más alternativas de ataque y defensa y situaciones, una vez más, con sensación de realismo. Taponar en el momento justo, fintar o hacer un step back se siente más a nuestro alcance, sin tener la certeza de que va a saltar una animación programada y no vamos a tener nada que hacer. El tercer y último cambio notable en la jugabilidad es la vuelta de la barra de tiro, tanto en suspensión como en bandejas. Una de las mayores críticas al juego la edición anterior es que se fallaban muchas bandejas, esto se ha subsanado y 2k ha puesto esfuerzos en mejorarlas además de la inclusión de la barra con la que sabremos cómo de preciso ha sido nuestro tiro.

El barrio llegó el año pasado para quedarse. En nuestro análisis del 2k18 dijimos que era la gran apuesta en cualquier juego deportivo, y 2k no podía abandonarla a las primeras de cambio. Como muchos sabéis el barrio se integra dentro del modo Mi Carrera, en el que nos adentramos en la historia de un joven jugador para convertirse en uno de los mejores de la NBA. Como siempre podremos personalizar nuestro personaje, ya sea a través del editor que este año trae más variedad si cabe, o con el escaneo de cara a través de la app. El escaneo no ha tenido ninguna mejora y nos va a llevar unos cuantos intentos dar con un resultado que más o menos nos convenza. Una vez creado nuestro jugador con la posición, altura, envergadura y puntos fuertes que deseemos, comienza la historia. Nos encontramos jugando en China para los Shangai Bears (un equipo inventado) después de no haber sido drafteados. Nuestro personaje está un tanto frustrado y cree que merece un puesto en la NBA porque sí. Digamos que no es la persona más humilde del mundo, pero es trabajador. Desde China conseguiremos que un equipo de la Liga de Desarrollo se fije en nosotros y volveremos a USA. Tras una serie de circunstancias y unas rivalidades que le dan intensidad y madurez a la historia, llegaremos a la NBA. Con esto aterrizamos en el ya nombrado barrio. La primera mejora, aunque parezca sencilla, es que ahora el espacio es cuadrado. No nos movemos precisamente de manera ágil (aunque se han añadido transportes como skates una vez alcanzado nivel 80) así que facilitar el ir de un sitio a otro quitando paredes es una decisión acertada. Podremos hacer diversas actividades: ir al centro de entrenamiento de nuestro equipo, al gimnasio, visitar a nuestro agente, comprar en distintas tiendas, jugar partidos 3 vs 3, etc. Las novedades que se incluyen son que vuelve el Jordan Center, desaparecido desde 2k15, las jaulas Under Armour, donde jugar partidos 3vs3 más dinámicos con plataformas de salto, la posibilidad de crear nuestra pandilla a modo clan de Destiny, y que ahora el barrio es más dinámico con ciclos día noche y  una estética viva que va cambiando (pistas, grafitis, etc.)

Es un modo de juego que ha mejorado, pero ¿es suficiente? Yo he disfrutado la historia, me queda mucho por hacer y desarrollar a tu jugador lleva horas y horas. El tema de las monedas se ha mejorado un poco, teniendo un salario que negocias con el quipo por cada partido que juegas, y patrocinadores. Pero si queremos tener un buen fondo de armario e ir a la última en ropa, zapas y peluquería no tendremos otra que pasar por caja. Sigue siendo un modo en el que vamos a ir justos de dinero si no compramos moneda. Por suerte en este caso afecta sólo a lo estético. Ojalá fuera así en el siguiente modo del que vamos a hablar.

El modo Mi equipo también ha tenido un lavado de cara. Para quien no lo sepa, es el modo de colección de cartas, equiparable al ultimate team, en el que se mezclan jugadores actuales con clásicos para que puedas crear tu súper equipo. Yo es el modo que más disfruto, por  lo menos al principio, ya que soy más de jugar 5 vs 5 que de controlar sólo a un jugador. En el apartado de un jugador se mantienen los retos semanales, de calendario y de momentos para ganar puntos MT y comprar sobres con los que ampliar nuestra plantilla. Una buena decisión este año ha sido que los desafíos semanales se van a mantener y no desaparecen, gran noticia para aquellos que no quieran comprar el juego de salida. También tenemos el modo dominación, esta vez ordenado por divisiones en lugar de ir del equipo más débil al más fuerte, y una novedad que es el modo Amenaza triple, en el que jugamos 3vs3 contra los mejores jugadores de los distintos equipos NBA. Es muy divertido este modo, con partido cortos al mejor de 21 y con premios jugosos. En el apartado online tendremos también los desafíos, la amenaza triple contra tríos de otros jugadores, y el modo Ilimitado. Es la nueva estrella de Mi Equipo y nos enfrentará a los mejores combinados de otros jugadores, teniendo que conseguir las máximas victorias posibles en 12 paridos. Según el número de partidos que ganemos así será nuestra recompensa. Y hablando de recompensas, se ha añadido una nueva moneda, a parte de los puntos MT, que son los tokens. Estos los conseguiremos en distintos modos y servirán para canjearlos directamente por cartas de jugadores. Cuanto mejor sea la carta más tokens nos costará, pero lo bueno es que estos sólo podemos conseguirlos jugando.

Hasta aquí todo bueno, pero ¿por qué he dicho que este es el modo que más disfruto “por lo menos al principio”? Pues muy sencillo, primero porque el sistema de contratos de contratos de jugadores, por el cual las cartas tienen un número de partidos que puedes jugar con ellas y ampliarlos te cuesta monedas, me sigue pareciendo un robo y un incordio que lastra el juego. El Madden este año los ha suprimido y 2k también debería en pos de no desesperar al JUGADOR. Y luego está lo que todos sabéis, los sobres se pueden comprar con moneda MT (ganada en el juego) pero también con VC (se puede comprar con dinero real). Esto hace casi imposible, a ciertas alturas del juego, enfrentarte a otros equipos online sin pasar por caja. Mientras que tú comprando sobres a un ritmo normal puedes tener dos o tres jugadores top, tu rival puede tener todo un equipo de cartas del máximo nivel si se ha dejado el dinero en micropagos. Ya me ha pasado analizando el juego, nosotros obtuvimos una copia normal mientras que los jugadores que compraron la edición 20 aniversario contaban con 100.000 VC, 50.000 MT, una carta Zafiro de Lebron y un puñado de sobres de inicio. Esto da mucha ventaja, no es sólo estético.

Los modos Mi Liga y Mi GM, uno de los gestores de equipos más completos que hay en el mercado, también se han actualizado. En Mi liga se han trasladado todas las opciones que había en el modo sin conexión al online. Así tener un grupo de amigo y comenzar una liga va a ser más divertido que nunca. Pero como es difícil que coincidamos todos a jugar en el mismo momento el nuevo sistema de temporizadores nos deja alterar el ritmo de la competición a nuestro gusto. Mi GM recibió muchas críticas el año anterior por incluir una narrativa, aunque también hubo gente que quedó contenta con el cambio. Para dejar contento a todo el mundo 2k ha decidido continuar con la inclusión de la historia, pero dando al jugador la posibilidad de suprimirla. Son modos de gestión claramente más minoritarios entre los jugadores, pero que están creciendo año tras año y los colocan como si de un juego totalmente distinto se tratara. Bravo por 2k al mantener y seguir alimentando este tipo de modos.

Entre el resto de modos de juego (partida local, 2k university, etc.) yo destacaría la partida rápida online. Es a uno de los que más juego, porque me permite echar un partido rápido contra una persona real e ir escalando en diez ligas distintas que medirán tu habilidad en la cancha. La mayor novedad es que este año obligan al jugador a disputar al menos un partido con un equipo de cada nivel (1, 2 y 3) en cada liga. Esto hará que la gente tenga que diversificar y no elegir sólo a los imbatibles Warriors.

El sonido fue uno de los caballos de batalla con el que 2k fue más fuerte en los últimos años, intentando que este se notara realista y distinto en cada cancha. En este sentido esto continúa, siendo difícilmente mejorable. Los comentarios en inglés siguen siendo una gozada y yo los recomiendo, con intervenciones de ex jugadores como Kobe Bryant o Kevin Garnett y los narradores americanos más famosos. En español continuamos con Daimiel, Sixto Miguel Serrano y Jorge Quiroga con 24 nuevas horas de comentarios. Narraciones que mejoran cada año y una excelente opción para los que les guste escuchar comentarios en nuestro idioma, pero siguen claramente por debajo de los americanos.

Gráficamente no se distinguen mejoras notables, aunque seguro les ha dado tiempo a pulir cosas. Creo que las novedades de esta edición se han centrado más en la IA y en hacer unas físicas más realistas, dejando el apartado gráfico, ya de por sí excelente, muy parecido al de NBA 2K18.

En conclusión, no es una sorpresa que NBA 2k19 sigue siendo el mejor simulador de baloncesto del mercado y aspirante al mejor simulador deportivo. El modo del barrio mejora, mi equipo se refresca con nuevos modos y Mi GM crece cada año. La pena es el lastre que suponen los dichosos micropagos, sobre todo en Mi equipo, y que 2k no haya espabilado en este sentido como parece que lo está haciendo EA. Un sobresaliente juego que todo amante de la mejor liga del mundo querrá tener.

Lo mejor

- Físicas más realistas que mejoran la experiencia.
- Nuevos modos de juego en Mi carrera y Mi Equipo.

    Lo peor

    - Los contratos de los jugadores en Mi equipo son un lastre.
    - La clara ventaja, no sólo estética, que da comprar moneda del juego.
    - Los micropagos se sientes abusivos.

      Leave a Comment

      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...