Star Wars Jedi: Fallen Order – Análisis (Playstation 4)

Cada vez que se acerca el lanzamiento de algún nuevo producto relacionado con la saga Star Wars los millones de seguidores de la saga empiezan a notar como la fuerza comienza a manifestarse en su interior. Los nervios afloran, y se mira con lupa cada una de las nuevas noticias referentes a estos nuevos productos, a los que por norma general se les suele exigir que alcancen un nivel que roce la excelencia.

Este final de año se presenta con la llegada de una nueva película que viene a poner el punto final a una historia que se nos comenzó a contar hace más de cuarenta años. Pero a pesar de la importancia de la misma dentro del universo muy, muy lejano de Star Wars, lo que hoy nos ocupa es un videojuego, Star Wars Jedi Fallen Order. Y se presenta con el hándicap de que los últimos juegos que hemos recibido, se han quedado lejos de colmar las expectativas de la legión de seguidores de la saga, que llevan suspirando por un título que les sumerja en la aventura espacial por excelencia, como lograron hacer hace ya demasiados años Knights Of The Old Republic o Star Wars Rogue Squadron II.

La historia que se nos presenta en Fallen Order, se situa unos años después del final del episodio III, La venganza de los Sith. El imperio ha ejecutado la orden 66 y se supone que los Jedi han sido barridos de la Galaxia. Pero nos encontramos manejando a Cal Kestis, un joven Padawan que vive ocultando su formación Jedi, pero que por azares del destino debe utilizar el poder la fuerza, desencadenando con ello una trepidante aventura en la que se nos presenta la oportunidad de poner nuestro grano de arena para comenzar con la restauración de la orden Jedi. Todo ello nos llevará a recorrer varios planetas, algunos ya conocidos y otros no tanto, que rezuman espíritu Star Wars por los cuatro costados, y en los que encontraremos más de un guiño a las películas que todos hemos visto.

Lo mejor de la historia es disfrutarla por uno mismo, así que para evitar spoilers, sólo añadir que en todo momento el juego nos hace sentir en una película, y todo la información adicional que encontramos a lo largo del juego se nos muestra a través de visiones de nuestro protagonista en puntos concretos, llamadas ecos, y también con elementos que nuestro droide, BD-1 escanea, y nos ofrece información adicional, en una breve e interesante ficha, que sigue aumentando el ya de por sí extenso lore de esta saga.

Pero sobre todo en un videojuego, además de la necesidad de contar con una historia potente, cobra especial importancia el cómo nos la cuentan, y como podemos ejecutarla desde nuestro mando. Y ese es uno de los puntos fuertes de Star Wars Jedi Fallen Order. Durante la mayor parte de nuestra aventura nos sentimos como si realmente fuésemos el protagonista de una película, aunque no conviene recrearnos en esa idea, ya que en los niveles de dificultad más avanzado, deberemos poner todos nuestros sentidos para terminar nuestra aventura.

Fallen Order, además de ese aroma Star Wars, bebe de otras muchas fuentes, y parece haber consenso en que nos encontramos ante un juego que toma mecánicas de la saga Souls, o de Sekiro Shadows Die Twice en el tema de los combates, en los que si nos matan perdemos parte de los puntos de habilidad que tengamos, y para recuperarlos deberemos dañar a quién nos había ejecutado. La aventura cuenta con cuatro niveles de dificultad, desde el llamado modo historia, en el que los combates son un mero engorro, fáciles de ganar con el mínimo esfuerzo, para centrarnos en disfrutar de la historia del juego, pasando por el segundo nivel, el modo caballero Jedi; el que sería modo difícil, maestro Jedi, que es en el que más disfrutamos de la experiencia que nos propone el juego. Para los más osados o los que buscan un reto una vez terminado el juego tenemos el cuarto modo de juego, llamado Gran maestro Jedi.

Volviendo a su semejanza con los Souls o con Sekiro, otra muestra es el sistema de guardado, con sus zonas de meditación que hacen la vez de hogueras, y que si paramos a meditar/descansar nos guarda la partida, a la vez que hace que revivan los enemigos con los que habíamos acabado hasta el momento. En estos puntos de meditación, además de guardar la partida, podemos descansar recargando así nuestra energía, los viales curativos que porta BD-1, eso sí, una vez guardada la partida, los enemigos que ya habíamos vencido vuelven a aparecer, por lo que debido a la gran cantidad de zonas de guardado que encontramos, a veces es recomendable no parar a descansar en todos. Estas zonas de meditación también son el lugar en el que podemos acceder a nuestro árbol de habilidades, divididas en tres apartados, la fuerza, lo referente al combate con nuestro sable laser, y el tercer apartado es el de habilidades de supervivencia, entre las que encontramos mejoras en nuestro nivel máximo de salud.

En lo que atañe al combate, una de las principales patas del juego, también se ha optado por darle un gran valor a los parry, o contraataques tras defender en el momento justo. Tanto nuestro protagonista como todos nuestros enemigos, tenemos una barra de defensa, que a medida que vayamos repeliendo ataques enemigos irá descendiendo, así que debemos atacar a nuestro enemigo cuando su barra se quede a cero, y sea a así más vulnerable a nuestro sable láser, el cual como hemos comentado anteriormente, recibirá una gran cantidad de habilidades a medida que avancemos en nuestra misión. Los combates con el sable láser se ven espectaculares, podrían pasar por cualquier momento de una película, y combinados con la utilización de la fuerza, hacen de estos combates una maravillosa experiencia.

Y para que los combates alcancen este buen nivel es indispensable contar con un gran elenco de enemigos. La variedad de soldados imperiales llega a asustar, todos ellos equipados con un sinfín de armas de diversa índole, desde los típicos blasters hasta lanzallamas que nos ponen en más de un apuro. Además en cada planeta que visitemos nos encontramos con diversa fauna autóctona característica y que recrea fielmente el espíritu Star Wars. Pero en los enemigos finales, los bosses, es donde el juego presenta una de sus principales carencias, ya que quedan lejos de los mayores villanos de la saga, amén de quedar bastante escaso el número de enfrentamientos contra esos jefes finales.

Otra de las fuentes de las que podemos considerar que bebe este Star Wars Jedi: Fallen Order es de sagas como Tomb Raider o Uncharted, si nos referimos a sagas que hace poco han tenido grandes éxitos en el género de la acción y la aventura. En este Fallen Order el plataformeo es una constante, y ya sea correr por las paredes, saltar de liana en liana, trepar o colgarse de los salientes que nos ofrecen los escenarios esta a la orden del día. También la exploración puede recordarnos a estas sagas, ya que en cada planeta tenemos una gran cantidad de caminos, que algunos encontraremos cuando nos dediquemos profundamente a investigar el planeta en cuestión, y que generalmente nos será recompensado. A otros muchos caminos nos será imposible acceder la primera vez que nos los encontremos, y ello será porque no disponemos todavía de la habilidad necesaria para poder transitar por él. A veces esa habilidad será alguna relacionada con la fuerza, que a base de flashbacks de nuestro entrenamiento de padawan con nuestro maestro Jedi, iremos recordando y así sumando a nuestras habilidades, y otras veces serán habilidades que consigamos para nuestro droide BD-1. Toda esta vertiente Metroidvania del juego, esta muy bien implementada, porque a pesar de que veces veamos el camino inaccesible, el propio juego nos guiará hacia el momento en el que sea necesario sí o sí acceder a él. Aunque siempre nos quedará algún punto al que debamos volver sin trascendencia en la historia, únicamente por el hecho de completar al 100% cada planeta.

Las recompensas que obtenemos de esta exploración son varias. Por una parte encontraremos zonas que nuestro droide puede escanear y ecos, en los que Cal puede ver que sucedió en esa zona en ese determinado momento, y que además de ir completando el lore de la aventura, nos va aumentando la barra de habilidad. Como punto positivo, decir que no son el tipo texto enorme o nota de audio interminable, sino que son generalmente breves y se colocan en una biblioteca perfectamente ordenada en la que resulta bastante fácil informarnos acerca de lo que más nos interese.

 Otra recompensa son mejoras para nuestro droide, entre las que se encuentra que pueda llevar más viales curativos. La menos común de las recompensas son las esencias de vida y de fuerza, que por cada tres que reunamos nuestra barra de salud y de fuerza se verá incrementada.

Pero la mayor parte de los cofres que descubramos a lo largo y ancho de la galaxia tienen en su interior objetos meramente estéticos, ya sea para Cal Kestis, BD-1, nuestro sable laser, o incluso para la Mantis, la nave en la que nos movemos de planeta en planeta. La verdad que la cantidad de objetos personalizables es bastante amplia, pero termina por resultar aburrida y repetitiva, ya que no aporta nada al desarrollo de la historia, y no obtenemos ninguna ventaja ni cambiando de vestimenta, ni modificando nuestro sable láser.

También nos encontraremos con algún puzle muy al estilo Uncharted, que sin ser especialmente complicado, ha logrado que necesitemos toda nuestra atención para poder solucionarlo.

Ya hemos mencionado a los enemigos, que son perfectamente plausibles en este universo. A ellos aparte de Cal Kestis, un joven padawan, que a lo largo de la aventura vemos como crece, para terminar convirtiéndose en un verdadero Jedi, y su droide BD-1, un simpático compañero que resulta entrañable, divertido y además indispensable en nuestra aventura, a ellos dos se les suman algunos secundarios, con una importancia capital dentro de la historia que se nos cuenta, aunque en mi opinión algo desaprovechados. Además para aumentar la inmersión en el título y que nos sintamos realmente como en una película, nos encontramos con viejos conocidos como los Wookies y alguna otra sorpresa que seguro resulta muy conocida a todos los amantes de la saga.

En lo que al apartado artístico se refiere, y aparte de lo que ya he comentado, el juego rezuma Star Wars por todos lados y todo esta perfectamente pensado para encajar como un guante en este universo tan conocido. Cada planeta de los que visitamos, tiene tanto su fauna y flora particular, así como su propio clima, como estamos acostumbrados a ver en todos los productos de la saga. Todo esta perfectamente integrado y un gran diseño de niveles hace que no tengamos un momento de respiro, sintiendo como he dicho anteriormente en todo momento que formamos parte de una película.

Para completar esta inmersión y lograr un ambiente peliculero 100%, la banda sonora es magnífica, con las fanfarrias características de la saga con su propia versión, y con una buena cantidad de temas acompañándonos en todo momento, casi sin que nos demos cuenta, pero destacando en los momentos esenciales de la aventura. Y para redondear un apartado sonoro de matrícula de honor, el doblaje al castellano también recuerda al de una superproducción de Hollywood, con unas muy buenas interpretaciones, y voces muy reconocibles en algunos personajes que también nos resultan familiares. Además todos los efectos sonoros que también son característicos de la saga, como los distintos idiomas de la galaxia, sonidos de los disparos de los soldados imperiales, del sable luz, incluso de nuestro droide, no podían ser mejores y terminar por redondear un apartado sonoro de sobresaliente.

Toda esta impresionante aventura, que pese a no ser innovadora en nada, consigue aunar lo mejor de varias sagas, viene envuelta en un apartado gráfico notable. Este análisis ha sido realizado sobre la versión de PlayStation 4 estándar, y pese a que he encontrado algún pequeño problema gráfico, estos quedan muy lejos de poder empañar las magníficas sensaciones vividas durante las más de veinte horas que he podido disfrutar del juego.

El mayor problema que he encontrado a lo largo de la aventura han sido algunos parones repentinos, en los que el juego quedaba bloqueado unos segundos, y de pronto comenzaba a cargar. Más allá de ello algo de popping, apenas reseñable y sí que un clipping bastente recurrente, pero que como digo no llegaba a ser molesto, aunque en algunos puntos sí que sorprendía. El resto del apartado gráfico, excepción hecha del modelado de los Wookies, y de alguna animación facial, es el que podemos esperar de una superproducción como de la que estamos hablando, y que como es recurrente en este análisis cumple con nota en lo que a encaje con el mundo Star Wars que conocemos desde hace más de cuarenta años se refiere.

En definitiva, Star Wars Jedi: Fallen Order es el juego de Star wars para un único jugador que todos los fans de la saga llevábamos años esperando. Probablemente si a cada uno de nosotros se nos hubiese dado la oportunidad de sugerir un tipo de juego que colmase nuestras expectativas, este no hubiese sido muy distinto al que se nos ha presentado en esta ocasión. Es una aventura muy visual, y entretenida como pocas, con una historia que no nos es ajena, ya que encaja perfectamente entre las películas que conocemos, y logra  que no queramos apagar nuestra consola ya que mientras estamos jugando notamos como la fuerza se apodera de nosotros y nos sentimos como si fuésemos el último Jedi tratando de eliminar nosotros solos al Imperio. Es por todo ello que sobre todo si somos fans de la saga, pero también para aquellos que no lo sean tanto, pero sí que sean aficionados de la acción y aventura, este es un juego altamente recomendable, y que nos acompañará con mucha fuerza hasta que estas Navidades conozcamos el desenlace de una de las principales obras de entretenimiento de la historia.

Review
  • APASIONANTETotal Score
    PUNTOS POSITIVOS

    + Te sumerge en el universo Star Wars de manera perfecta
    + Toma partes de varios géneros de manera muy interesante
    + Apartado sonoro sobresaliente
    + Entretenidísimo de principio a fin

      PUNTOS NEGATIVOS

      - Los enemigos principales no tienen el carisma que tienen otros en la saga
      - Defectos puntuales en el apartado técnico, aunque no entorpecen la experiencia

        Leave a Comment

        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...