Submersed – Análisis

La música de John Williams en Tiburón. Es el primer recuerdo que me viene cuando pienso en una situación de agobio y estrés viendo una película, como seguro os pasará a muchos de vosotros. La primera vez que sentía que una banda sonora me estaba provocando sensaciones a la vez que me narraba lo que pasaba, sin que ocurriera nada en realidad en la pantalla.  Steven Spielberg lo hizo en el cine en los 70 y los videojuegos, años más tarde, han multiplicado esa sensación de agobio e impotencia poniéndonos a los mandos de personajes en situaciones límite. El tiburón ya no va a por los chicos indefensos en la playa, va a por ti.

El joven estudio español Main Loop ha lanzado este mes “Submersed”, su primer juego, que ha estado desarrollado en dos años bajo el paraguas del programa de Sony Playstation Talents. El juego rinde homenaje al género survival horror y al cine de suspense y terror, pero encontrando su propia voz y contándonos una historia interesante y, sobre todo, “inmersiva”.

El juego nos plantea un survival horror en primera persona que nos pone en la piel de Jack Ballard, un médico del servicio de rescate marítimo que se acaba de incorporar de una baja debido a la muerte de su esposa. Su primer trabajo tras la incorporación es una señal de SOS que ha emitido una base submarina. Las cosas salen mal en el aterrizaje del helicóptero y, desde el principio nos encontramos con Jack más solo que la una y con la papeleta de emitir otra señal de SOS que nos saque de esa base en la que pasan cosas muy extrañas.

SOLOS ANTE EL PELIGRO

La primera sensación al tomar el control de Jack es la de que estamos ante un tipo normal y corriente. Nada de poderes especiales, trepar por las paredes o hacer saltos imposibles a lo Nathan Drake. Aquí podremos correr, bucear, escondernos y resolver los acertijos que nos vayamos encontrando combinando objetos  y buscando llaves. Las armas y los recursos serán escasos, así que será mejor que tiremos de lógica y de paciencia para sortear las sorpresas y contratiempos que nos tiene preparados la base submarina.

Como una buena película de misterio, no vamos a saber qué está pasando desde el principio. Sabemos que algo va mal, que hay un peligroso tiburón suelto en la base submarina, pero no por qué es tan agresivo e inteligente. Esto lo vamos a tener que ir descubriendo a la misma vez que investigamos las diferentes salas de la base, y lo hacemos a través de documentos en papel, accediendo a los ordenadores de los empleados que trabajaban ahí y de llamadas que recibimos a unos puntos telefónicos que encontramos en algunas salas. Una historia sin apenas cinemáticas, que deja al jugador la opción de empaparse de ella (lo más recomendable) o de continuar quedándonos con lo más básico. El argumento y las situaciones en las que nos coloca beben de clásicos del cine como Deep Blue Sea o Alien, pero también de películas más recientes como A 47 metros. El agobio y la sensación de peligro van a estar presentes durante todo el juego, al igual que en estas películas.

HOMENAJES CON PERSONALIDAD

Ya en el apartado jugable, las situaciones en las que nos coloca Submersed van a estar muy bien alternadas entre capítulos en los que tenemos que investigar y resolver puzzles, y otros en los que Jack se enfundará un traje de buzo y nuestro objetivo será llegar a otro punto del mapa sin que nos detecte un tiburón asesino, el cual creedme que no pregunta antes de atacar. Los movimientos de Jack son lentos en estas fases debido al pesado traje que llevamos, y nuestras únicas opciones son correr presionando el L3 y activar con el triángulo un sonar que lleva incorporado el traje y que nos indica si el peligro está cerca o lejos con una luz verde, naranja o roja según la proximidad del tiburón. En el camino de un punto a otro encontramos zonas seguras pertrechadas por rejas metálicas en las que no seremos vistos por la bestia, pero una vez que salgamos de estas zonas estaremos totalmente a merced de que no nos descubra. Además son varios los caminos que podremos tomar, siendo finalmente el ensayo-error el que nos indica cuál es el camino bueno a seguir.

En los capítulos en los que no tenemos que estar sumergidos, Jack tiene un reloj electrónico que desplegamos pulsando cuadrado y que nos muestra una barra de vida, otra de estrés y una tercera de oxígeno. La primera bajará cuando nos veamos atacados por un tiburón o nos acerquemos demasiado al fuego. Vamos a encontrar elementos de curación como vendas o medicamentos inyectables que servirán para reestablecer la vida. La barra de estés subirá cuando nos enfrentemos a situaciones de máxima tensión y la podremos controlar ingiriendo ansiolíticos. Por último, la de oxígeno nos indicará el tiempo que podemos estar buceando antes de morir en momentos en los que tengamos que sumergirnos a pleno pulmón.

El sistema de recolección de objetos está tomado directamente de los Resident Evil más clásicos. Tendremos una capacidad limitada de 8 huecos para recoger objetos y se aumenta a 16 con unas cajas de seguridad que vamos encontrando por el escenario y que están conectadas entre sí, al igual que los baúles en Resident Evil. Algunos de los objetos son combinables entre sí, como la linterna y el arma electrónica con sus pilas o un rollo de cable y una batería grande, que sirven para fabricar un electroimán con el que despistar a los tiburones. La gestión de estos recursos y su espacio en el inventario es muy importante para poder avanzar en el juego y poder ir recolectando objetos clave que nos permitirán seguir la historia. Como veis los RE sirven de clara inspiración para Submersed, pero también otros juegos más actuales como Alien Isolation, con la incorporación de unos cubículos en los que podemos escondernos mientras los tiburones merodean a nuestro alrededor. Los puzzles que incorpora el juego no son numerosos ni excesivamente complicados, teniendo que resolver mapas de circuitos o secuencias de botones para abrir puertas.

UN LOGRO GRÁFICO

Una de las cosas que más que más me ha gustado del juego, además de su ambiente agobiante que se te mete en el cuerpo, es la simplicidad de su interfaz. Aparte del reloj con los tres indicadores de los que hemos hablado antes, no habrá ningún tipo de número o barra más en toda la pantalla. Cuando estemos bajos de vida veremos un marco de sangre alrededor de la pantalla y cuando Jack tenga la ansiedad por las nubes lo escucharemos respirar más fuerte a la vez que su corazón latirá a mil por hora. Un uso muy inteligente del espacio en pantalla que hace que nos sintamos más en una película que en un videojuego por momentos. Precisamente eso eso es a lo que aspira Submersed en su apartado técnico, que intenta ser lo más realista posible. Lógicamente estamos ante un juego independiente creado por dos personas y no raya al nivel técnico que pueden conseguir otros estudios con más recursos, aun así el resultado es notable. El juego repite escenarios y nos hará volver a sitios en los que ya hemos estado, pero siempre con una justificación narrativa que lo hace lógico.

Más cuidado todavía que el apartado gráfico está el sonoro. Submersed juega en todo momento con el sonido como parte de la narración con una melodía que nos va a indicar que se acerca un peligro u otra que reconoceremos pronto como una zona en la que tenemos una caja de seguridad. También nos servirá como indicador de la vida y el estrés a través de los jadeos del personaje y los latidos de su corazón. El juego viene con doblaje profesional a inglés y castellano. Para la voz de Jack en español han contado con el actor Juan Amador, que dobla a Rick en la serie The Walking Dead en nuestro país. Un acabado muy profesional en el apartado sonoro que se agradece, ya que es un aspecto que te puede arruinar la experiencia de un videojuego y no muchos estudios pequeños lo cuidan tanto como ha hecho Main Loop.

Una de las cosas que he echado en falta durante el juego, o mejor dicho en su menú de opciones, es la posibilidad de calibrar la iluminación de nuestra televisión con respecto a las necesidades del juego. Submersed es muy oscuro y he tenido que tocar los ajustes de mi propio televisor para poder ver por dónde andaba en ciertos escenarios, aun teniendo encendida la linterna. También me ha resultado algo incómoda la decisión de poner el botón de correr en el L3. Es un recurso que se usa mucho y de manera prolongada durante el juego, y teniendo botones más cómodos de pulsar que no se usan como es el caso del R2, he echado de menos poder remapear los botones a mi gusto. Un par de cosas pequeñas que se perdonan a un juego indie que hace casi todo bien.

Como conclusión, Submersed me ha parecido un muy buen debut para el estudio vasco Main Loop que nos hace disfrutar y sufrir a partes iguales descubriendo la historia de esta base submarina. Me alegra ver el talento que desprenden estudios españoles pequeños, que con pocos recursos son capaces de hacernos disfrutar y llevar a nuestras consolas historias como estas.

Review
  • Lo mejor
    Indie NotableTotal Score

    - Lo bien que transmite el agobio y el terror durante todo el juego.
    - Lo cuidado que está el sonido y el doblaje.

    • Lo peor

      - El juego es algo oscuro y no te permite tocar la iluminación desde el menú.
      - Las partes de sigilo pueden desesperar si no tienes paciencia.
      - El mapeado de los botones no se puede cambiar.

      Leave a Comment

      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...