Warcraft 3: Reforged – Llega el caos

Mucho ha llovido ya desde 2002 cuando Blizzard volviese a dar un golpe en la mesa con Warcraft 3: Reign of Chaos y un año después con su expansión, Frozen Throne. Un gran sello final a la saga en su formato de la estrategia que después se convirtió en unos de los MMO de referencia de los últimos 15 años.

Ahora Blizzard, por una gran solicitud de los fans de la saga, decidió realizar una remasterización de esta legendaria entrega que marco claramente a World of Warcraft y del que nacieron a golpe de MOD otros juegos como DOTA y los MOBA. Durante su anuncio y su desarrollo Blizzard hizo varias promesas y se esperaban ciertas cosas que como veremos en el análisis no ha llegado a cumplir de la manera en la que se espera de ella.

Salvando Azeroth

El juego viene con todas las campañas tanto de Reign of Chaos como de Frozen Throne por lo que estamos hablando de 9 campañas, aunque algunas no serán obligatorias y serán más prólogos que venían al principio de cada  juego/expansión.

Haciendo un poco de memoria recordaremos que en Reign of Chaos empezaremos la historia encarnando a Arthas, príncipe humano que pertenece a la orden de los paladines, y como se intenta oponer a la plaga, aunque la cosa no acaba muy bien, para ver cómo es precisa la unión de humanos, orcos y elfos oscuros consigue detener al auténtico enemigo escondido tras esta maldición que asola Azeroth.

En la expansión empezaremos con los supervivientes elfos, que casi exterminados por la plaga, maltratados por los humanos y con una sed de poder mágico insoportable se ven abocados a una alianza con el traidor Illidan Tempestira. Finalmente veremos cómo se vuelve toda la historia a la obtención de la corona del rey exánime y a la lucha entre Arthas e Illidan por empuñar su poder.

Desgraciadamente aquí empiezan las decepciones de las promesas de Blizzard sobre el juego, ya que prometieron modificar la historia del juego para ajustar más al lore oficial, que es el que sigue World of Warcraft, pero en vez de eso apenas han dejado un par de pinceladas a lo largo de todas las campañas.

A golpe de click

La jugabilidad apenas presenta cambios de la original, mantiene el sistema de estrategia en tiempo real donde deberemos de ir consiguiendo recursos, construir edificios y tropas e ir consiguiendo los objetivos para avanzar en la historia.

Sí que se notan algunas mejoras leves en el sistema, como por ejemplo parece que el sistema de selección de camino se atasca menos, y al seleccionar los grupos, estos se adaptan mejor ante los bloqueos.

El sistema de atajos con el teclado continúa y mantiene los atajos originales de cada clase, además de traer un sistema que te permite personalizar estos. Desgraciadamente esta personalización no está bien integrada, ya que deberemos de hacerla directamente desde un archivo txt. Los menús del juego siguen esta línea y muchos de los nuevos menús no están bien integrados y parecen incomodos o poco naturales en las ventanas.

La dificultad parece reducida, no en extremo, pero si jugaste al juego hace poco, es posible que notes esos cambios, aunque también puede ser a que yo jugué la versión de inicio del juego, mientras que la versión remasterizada es la 1.31 que se basará en los ajustes realizados durante estos últimos 18 años por Blizzard del juego.

Pero para aquellos que no consigan superar algún nivel, o los más nostálgicos, también hay que decir que los trucos siguen funcionando. Y es que por el año 2000 se estilaba que todos los juegos de estrategia tuvieran ciertas palabras o frases que nos permitieran tener oro, madera, invulnerabilidad,… durante las campañas, cosa que aquí se ha mantenido.

Como último apunte, se ha añadido un sistema que permite volver al modo clásico del juego y poder ver la historia con los gráficos de 2002, para aquellos que echan de menos el juego original.

Sin piedad

El multijugador que nos ha llegado, en un primer momento, contiene solamente dos modos de juego:

  • Modo Versus: Donde se nos buscará un contrincante y aliados para enfrentamientos online, se permiten desde 1vs1 hasta 4vs4.

  • Modo Personalizado: Aquí los jugadores podrán montar partidas personalizadas donde enfrentarse con ciertas reglas puntuales, con más jugadores que en el modo versus,…

Este ha sido el punto más criticado de este juego, ya que la remasterización eliminaba muchos de los sistemas que ya poseía el juego como los clanes y los torneos. Además que durante los primeros días ni siquiera funcionaban. Esto ya está arreglado y funcionando, pero sigue habiendo limitaciones.

Lo que nunca debería de suceder

Es imposible que alguien al que le guste los videojuegos no haya leído, oído o visto las críticas que ha recibido Blizzard por Warcraft 3: Reforged. No es posible negar que muchas estaban bien basadas pero muchas quejas se tomaron con un peso excesivo y vamos a hacer un pequeño resumen de ellas:

  • La remasterización gráfica ha bajado un escalón de la enseñada en un principio durante su anuncio. Esto es algo que sucede por primera vez en este mundo de los videojuegos, que durante el montaje final del juego se ve como esa calidad baja. Lo que hay que decir es que la calidad aunque algo inferior funciona correctamente y apenas hay algún bug durante el juego.
  • Las cinemáticas no han sido retocadas salvo las que se mostraron en su anuncio además de que las cinemáticas dentro de las misiones su calidad también es inferior. Aquí he estado buscando y no he encontrado ninguna afirmación de que Blizzard prometiese rehacer todas, aunque personalmente con el coste que trae el juego en comparación a la remasterización de Starcraft sí que esperaba que esto se incluyera.
  • No han actualizado los menús y los sistemas a los tiempos actuales, y deberemos de seguir utilizando en muchos casos los atajos de las teclas de las funciones que para los juegos de hoy en día están casi en el olvido.
  • Blizzard ha anunciado que los mapas personalizados serán de su propiedad. Esto es algo que estaba claro que iba a pasar, ya que los MOBA facturan millones a costa de un inicio con MODs de Warcraft 3 de los que Blizzard no ve ni un céntimo, sin ir más lejos Riot factura solo con League of Legends más de 2000 millones de dólares anuales. Obviamente este anuncio no va contra los usuarios, sino para evitar que esto vuelva a ocurrirle, por lo que no esperéis que monetice los mapas personalizados más jugados.
  • Además de esto hay que reconocer que el primer día de salida el juego fue un auténtico caos. Muchos jugadores no podían jugar a la campaña por errores que les bloqueaba el ordenador, el modo online completamente bloqueado, descargas que no funcionaban, problemas con los modos de juego clásico,… que hicieron que rápidamente Metacritic ardiese con puntuaciones bajísimas sobre la remasterización.

En resumen está claro que todas estas quejas tienen un fundamento real, pero muchas de ellas están ya en desarrollo para solventarse. Por ejemplo la campaña ya funciona perfectamente, las partidas multijugador ya transcurren sin apenas fallos y Blizzard ya ha anunciado que todos estos errores serán solventados y que espera darle a esta remasterización un seguimiento muy alto y largo en el tiempo, algo que tampoco sorprende ya que hasta no hace mucho el juego clásico seguía recibiendo algún parche de ajustes y mejoras.

Tambores de guerra

El sonido es uno de los pocos apartados donde apenas ha habido quejas, y personalmente me sorprende por los más fieles a la saga, ya que las voces son nuevas, bien llevadas y acompasadas pero no se han mantenido a los dobladores originales, ni de Warcraft 3 (que se puede entender por el tiempo) ni de World of Warcraft (cosa que sorprende más porque deberían de estar en plantilla). Aunque vuelvo a repetir, que no tienen ningún fallo y que esto solo debería de ser un problema para los más puristas.

Lo que sí que es un gustazo son los sonidos del juego y su banda sonora, que nos vuelve a llevar al Azeroth más clásico antes del nacimiento de la Horda tal y como la conocemos hoy.

Conclusiones

Está claro que el juego ha sido un auténtico caos en sus dos primeras semanas en la “calle”, muchísimas críticas, problemas,… pero yo quiero partir una lanza en favor de Blizzard ya que no es la primera vez que demuestra un seguimiento de todas sus creaciones fuera de lo normal, y aunque es casi imperdonable sacar un juego en estas condiciones a día de hoy, sí que espero que en uno o dos meses la comunidad pueda decir que por fin tienen la remasterización que querían.

Review
  • Lo Bueno
    CaoticoTotal Score

    + Blizzard da mucho soporte y vida a sus juegos y ha prometido arreglar el juego
    + La historia sigue siendo fantastica y entretenidisima

    • Lo Malo

      - Muchisimos bugs y problemas en su salida
      - Muchas promesas incumplidas

      Leave a Comment

      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...