Gods Will Fall – Análisis

 

Gods Will Fall es un Dungeon Crawler con una estética cuidada al detalle y unas ideas muy interesantes. Desde el vamos, el centrarse en la cultura Celta ya de por sí es bastante llamativo, siendo que estamos muy acostumbrados a ver dioses griegos, romanos, egipcios y sobretodo en este último tiempo, también orientales. Sin embargo, la apuesta de este juego, es un poco más arriesgada.

El año pasado tuvimos un título muy importante de este género, que seguramente será una obra que inspirará a muchos desarrolladores a futuro. Me refiero a Hades. No es una fórmula nueva, el Dungeon Crawl existe hace ya bastante tiempo. Pero es verdad que pocos lo han pulido tanto y logrando resultados tan positivos para un género que todavía es considerado por muchos “de nicho”.

Este año pisa fuerte Gods Will Fall que no solo tiene dioses celtas y la típica estructura de mazmorras. Tiene bossfighs muy interesantes y algunas mecánicas que funcionan sorprendentemente bien.

Al comenzar nos cuentan un poco sobre el lore (que tiene mucho) y comenzaremos a jugar con nuestros 8 personajes. Entre ellos, deberemos elegir sabiamente cuál utilizar para cada mazmorra ya que debemos llevarlo desde el principio donde nos enfrentamos a enemigos comunes, que suelen ser débiles pero muchas veces rápidos. Y luego contra el jefe del área, que los hay de todo tipo.

Si nuestro personaje se “pierde” en la cueva, cayendo al vacío por ejemplo, podremos elegir otro personaje para pasarnos la dungeon y al finalizar, matando al jefe, podremos “rescatarlo” para que se una nuevamente a nuestro equipo.

Si el personaje que llevamos primero muere porque su vida llega a cero, perdemos ese personaje para toda la partida. Y es interesante porque si perdemos los 8 personajes, simplemente tendremos que comenzar desde el principio.

No solo eso, nuestros personajes van teniendo interacciones entre ellos. Por ejemplo, si muere o queda atrapado un personaje que se relacionaba con otro, ese otro recibirá un buff para ir a rescatarlo o vengarlo por su relación. Además de que entre tanto y tanto tendrán diálogos, nos contarán cosas sobre ellos e irán ganando tanto habilidades nuevas como mejorando sus armas.

En cuanto al estilo de juego, tendremos espadas y hachas de uso normal, con daño moderado y velocidad standard. Como también garrotes que serán más lentas pero más potentes o dagas dobles, más bien rápidas pero haciendo menos daño.

Y ahí está el problema pero a su vez, la gracia de todas estas mecánicas. Uno no sabe qué personaje servirá para cada dungeon o para cada jefe. Por eso, “limpiar” la mazmorra de enemigos comunes, irá debilitando al jefe poco a poco para que tenga menos vida en la pelea final. Aunque también somos libres de pasar de ellos, para hacer más rápido o ahorrarnos perder vida al principio e ir corriendo al jefe que nos estará esperando con su barra de vida al tope.

La variedad de jefes es adecuada, cada uno con sus patrones (que no siempre son revelados por completo al primer intento) y con sus mecánicas. No son nada del otro mundo tampoco ni extremadamente novedosos pero cumplen muy bien su función. Lo bueno es que podremos enfrentarlos en el orden que nosotros decidamos. Mientras que los enemigos comunes… simplemente están ahí para que los matemos. Rara vez representan un peligro real.

La jugabilidad es bastante aceptable, es decir, no hay problemas grandes de hitboxes ni desbalances. Además podremos curarnos al golpear enemigos y no tendremos daño por contacto con ellos, lo cuál para mi es algo que deberían tener siempre este tipo de juegos (salvo que se tiren para el lado de un bullet-hell).

Y aunque ha sido cuestionado por sus toques roguelike, su supuesta falta de dificultad o que se vuelve repetitivo al poco tiempo… tampoco es que sea tan así. Su gracia es saber qué personaje utilizar a cada momento y como administrarlos de manera correcta para no llegar al final sin opciones.

Tampoco tiene una dificultad injusta o que se apoye demasiado en los errores para complicar al jugador. El diseño de nivel es aceptable, se han valorado de mejor manera obras que tenían problemas realmente serios en su jugabilidad o su diseño.

Gods Will Fall tiene lo suyo, no es perfecto ni mucho menos pero lejos está de ser un mal juego, simplemente tenes que saber a lo que vas. No es un soulslike, no es un roguelike, ¿Bebe un poco de otras obras? Si. Pero tiene alma propia, una escencia que muchas veces en ese afán de “querer ser” o inspirarse tanto en íconos del género, pierden su personalidad. A Gods Will Fall, no le pasa en ningún momento.

Si bien tiene 10 jefes, por tanto 10 mazmorras y no hay incentivos para rejugarlo, tenemos por delante un calendario que promete agregar más contenido. Y aunque puede ser frustrante tener que repetir todo si te matan todos los personajes cerca del final, desde el primer momento sabías que iba a ser así, que era parte del trato. Y no te penaliza de ninguna otra manera, simplemente te dice que lo vuelvas a intentar, que ahora, los dioses van a caer.

Gods Will Fall para PC, PS5, PS4, Xbox Series X/S, Xbox One y Switch.

 

Por último les comparto el directo donde podrán ver mis primeras horas de juego:

Leave a Comment

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...