Injection π23 “No name, no number” – Análisis (PS4)

Últimamente no me canso de decir que el panorama español en desarrollo de videojuegos nos está dejando buenos videojuegos. No hace mucho nuestro compañero Fran nos trajo el análisis de un gran juego de plataformas llamado Effie, un título traído de la mano de Playstation Talens y que merece bastante la pena darse una vuelta por él.

De la mano de Playstation Talens, también es el caso de Injection π23, un juego creado por el equipo español de Abramelin Games y que toma el reflejo literalmente del municipio Villanueva de la Tapia (Málaga), del cual se ha tomado tanto sus sitios emblemáticos como sus calles, para darnos a conocer un videojuego de terror psicológico que nos recuerda en demasía a los juegos tradicionales como los primeros Silent Hill o Alone in the Dark.

 “Los monstruos son reales, y los fantasmas también: viven dentro de nosotros y, a veces, ellos ganan” Stephen King

Un pueblo atormentado

Injection π23 nos lleva a un pequeño pueblo donde últimamente han ido ocurriendo sucesos bastante extraños con la llegada de un grupo numeroso de personas. Ha habido numerosas desapariciones de gente y hay una gran pasividad de hacer algo al respecto por parte de los mandamases del pueblo. La historia de Injection π23 se presenta como algo compleja y desordenada dando lugar a diferentes interpretaciones al final de esta.

Nuestro personaje tras una breve secuencia de vídeo de introducción se despierta en un autobús en llamas del cual tras bajar descubrimos que el pueblo está totalmente deshabitado y en el caminan a sus anchas unos repugnantes monstruos que están acabando con todo ser vivo. A partir de aquí nos iremos moviendo por las diferentes ubicaciones del pueblo descubriendo partes de la historia a través de documentos repartidos que nos irán desvelando parte de la narrativa y de diversas escenas algo borrosas y distorsionadas durante sus ocho capítulos.

Vamos a jugar a un juego….

Injection π23 es un survival horror de la vieja escuela. Un videojuego complicado que nos obliga a tener que recoger ciertos elementos para el simple hecho de guardar la partida. No basta con encontrar los escasos puntos de guardado, sino, que deberemos recoger dos elementos, agua bendita y rosas de espinas, para que, combinándolas podamos hacer una especie de ritual en el lugar indicado para guardar, y así, guardar nuestros avances.

Hablando de vieja escuela, Injection π23 es un videojuego que imita sin temor a un grande en el género como es Silent Hill. Elementos como el sonido del que hablaremos más adelante, o la locura a la hora de crear enemigos horribles, así como, la sensación de angustia constante que nos genera el hecho de avanzar durante un rato en la oscuridad y solitarias calles del pueblo, son elementos que generan una tensión y agobio en el jugador, y que, es uno de esos juegos que cuando juegas más de una hora te viene bien dejarlo un momento para desestresar.

Otro de los elementos indispensables y sin miedo a equivocarme al decir, que es de lo mejor del juego, son los puzles que nos encontraremos. Unos puzles tan enrevesados y dispares que a veces rozan la frustración y la poca lógica, y que nos hacen de pensar concienzudamente como resolverlo. Para ello, tendremos que recoger ciertos documentos que nos ayudaran a dar con la solución de estos, pero que, en ciertas ocasiones ni con ellos incluso, encontraremos la solución del acertijo en cuestión. Algunos de ellos se basan en encontrar ciertas piezas escondidas, teclear algún código, descifrar la contraseña, quitarle una llave a un enemigo, y otros tantos muchos que nos encontraremos por el camino. Hay muchísima variedad y prácticamente en las 16 – 17 horas de juego que me ha llevado completar la primera partida no he visto que se repita ninguna de las mecánicas a la hora de resolver algún acertijo o puzle. Algo que en la época en la que estamos es de muy agradecer encontrar algo diferente y con mecánicas no tan guiadas a la hora de resolverlos.

 “Y en la profunda oscuridad permanecí largo tiempo atónico, temeroso….. soñando sueños que ningún mortal se haya atrevido a soñar jamás” Edgar Allan Poe

Pocos son los juegos que generan esa satisfacción tan generosa de resolver un puzle al que le has estado dando vueltas durante 10 – 15 minutos como este Injection π23, aunque he de decir, se hubiera agradecido en un par de puzles algo más de información o alguna pista más para su resolución, ya que hay veces que te genera cierta incoherencia la solución de los mismos.

Otro de los aspectos muy trabajados de Injection π23 es el sistema de cámaras. En total tendremos a disposición cuatro cámaras para poder manejar a nuestro personaje. La cámara en primera persona, muy efectiva para mirar con detalle los escenarios en busca de elementos útiles, una cámara fija, al más puro estilo primeros Resident Evil, y dos cámaras en tercera persona, una más cercana y otra más alejada, así que, imposible no encontrar un sistema de cámara que no te satisfaga. En mi caso me he servido de la utilización de varias de ellas, sobre todo, de la cámara en primera persona que te permite disparar con nuestro personaje de forma más acertada contra los enemigos, y así, no desperdiciar munición que es muy escasa.

En la aventura podremos encontrar algún arma con la que podremos disparar a los enemigos y defendernos de sus ataques, y alguna sorpresa más, aunque tendrás que terminar la aventura. No hay armas cuerpo a cuerpo por lo que la lucha con los enemigos no siempre es la mejor opción, en la mayoría de los casos lo mejor es salir corriendo y evitar los enfrentamientos para dejar la munición para posibles enemigos que no nos quede más remedio que derrotar, ya que, la munición escasea y no hay suficiente munición para acabar con todos los enemigos. Un detalle bastante curioso con el que cuenta el videojuego es que al recargar el arma deberemos de tener cuidado, ya que si realizamos una recarga con alguna bala en la recámara perderemos las balas que tengamos en esa recámara, algo bastante inusual.

El sigilo, nuestro mejor aliado

Aunque siempre es recomendable utilizar el sigilo para pasar por zonas de enemigos, no siempre podremos utilizar esa táctica, ya que hay diferentes enemigos, cada uno con unas características diferenciadas. Por ejemplo, tendremos enemigos que no podrán vernos, y que se guiaran solamente por el sonido, por tanto, podremos pasar de largo sin problemas con el sigilo, otros enemigos sin embargo nos detectaran al vernos en la distancia, y habrá que mantenerse alerta para evitar que nos vean, otros sin embargo, nos descubrirán al instante, y los hay que son indestructibles, así que, mejor guardar las balas y correr como si no hubiera un mañana será la mejor de las soluciones. Pero ojo, que contamos con una barra de resistencia que se agota considerablemente cuando huimos de los enemigos (esto se ha mejorado con un nuevo parche de actualización que ha cambiado además el hub de pantalla y la condición de resistencia considerablemente, pudiendo correr más tiempo siempre y cuando no nos persigan enemigos). También contamos con una barra de vida que no se regenera con el tiempo y que tendremos que curar nosotros por medio de sprays, vendas, jeringas o botiquines que crearemos con la combinación de esos tres elementos.

Injection π23 es un videojuego muy oscuro y aunque vamos siempre equipados con una linterna tendremos que llevar especial atención al consumo de esta, ya que podremos agotar las pilas y quedarnos tirados en el peor momento. Las pilas se recargan automáticamente, pero podremos encontrar algunas de ellas en los escenarios si buscamos un poco, así como, objetos para ampliar nuestra resistencia (como ese redbull perfectamente copiado).

Abramelin Games ha sabido crear un sistema innovador y bastante curioso, si bien, hemos podido ver el uso que se hace con el sensor de movimiento a la hora de explorar ciertos objetos que hemos recogido desde el menú del inventario también en otros juegos, aquí se adapta a la perfección haciendo uso de ese sistema para resolver algún tipo de puzle como la apertura de una puerta o armario. Además, hablando de sistemas innovadores, contamos con un sistema de colores en el led del mando, rojo para cuando somos detectados por los enemigos, azul para detectar los objetos y verde para cuando nos quede poca vida, que parpadeará cuando en su caso, según cual tengamos seleccionado, nos acerquemos a un objeto que recoger (led azul), tengamos un enemigo cerca (led rojo) o cuando tengamos poca salud (led verde).

“Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es la vida” El Club de la Lucha

Problemas técnicos y de rendimiento

No todo en Injection π23 es bueno, y tiene una buena cantidad de problemas que deben ser solucionados, y aunque a día de hoy se ha mejorado bastante el juego con numerosos parches y actualizaciones sigue teniendo bastantes problemas en lo que a su rendimiento se refiere.

Empezando por el control del personaje, que se siente tosco y poco ágil, lo que limita mucho a la hora de evitar a los enemigos, sobre todo, en espacios cerrados, además de un control de cámara que no es demasiado rápido a la hora de girar la cámara para ver todo lo que nos rodea, y que, debemos de controlar con mucho cuidado con el joystick derecho, debido a que se pierde la orientación con mucha facilidad, y esto cuando estás huyendo de un enemigo te complica mucho las cosas, yo de hecho he muerto varias veces por este problema.

Además, el juego sufre de tirones de vez en cuando que, aunque no lastran la experiencia, sí que resultan molestos en determinadas ocasiones, sobre todo, cuando tenemos a varios enemigos en pantalla y ciertos efectos de luz a la vez. Y lo más grave, ha habido ciertos puzles con los que tenido que reiniciar la partida debido a que no podía superarlo porque no te lo permitía el juego, y esto sí que supone un gran problema que lastra nuestra experiencia jugable, y que, deben de darle solución cuanto antes. También he sufrido varios reinicios por un bloqueo de la imagen lo que me ha llevado a salir del juego y volver a cargar la partida, debiendo recorrer de nuevo todo lo andado desde el último punto de guardado, y a veces hablamos de 10 minutos o más. Pero como ya he dicho antes, están trabajando en solucionarlos, y eso, siempre es buena noticia. Además, el juego de Abramelin Games ha dejado una buena cantidad de coleccionables y de objetos que conseguir que parece casi no tener fin, incluyendo una partida plus, y un nuevo nivel Pesadilla. El juego cuenta con tres finales distintos, nuevas armas y objetos en una segunda vuelta que se hace imprescindible para ver todo lo que nos depara, además, si quieres conseguir el cien por cien, la cantidad de horas de juego, bien pueden triplicarse.

Gráficamente Injection π23 es un juego sencillo visualmente, que no destaca en ninguno de sus aspectos pero que cumple con su cometido satisfactoriamente, dando lugar a unos escenarios oscuros que llevan de una ambientación siniestra de una manera excepcional, y con unos enemigos sacados de las peores pesadillas como ya ocurría en Silent Hill, juego que es difícil de no recordar en diversos escenarios por los enormes guiños que tiene del mismo. Incluso hay ciertos puzles que están sacados casi literalmente del juego de Konami.

En cuanto al sonido, el juego cuenta con un apartado muy bueno, con melodías aterradoras y voces de ultratumba que es difícil no sentir pánico cuando las escuchas, y que nos hacen mirar una y otra vez, a todos lados del escenario en busca de algún enemigo. La banda sonora es excepcional y que recuerda enormemente a la de Silent Hill, ¿casualidad?

Abramelin Games nos ha traído Injection π23, una obra que bebe de grandes juegos del género, pero con mucha personalidad propia. Una obra que lleva el terror a juegos de la vieja escuela, donde la ambientación, la sensación de soledad, el brillante sonido, la escasez de elementos para defendernos y los angustiosos enemigos que nos persiguen nos hace recordar a los mejores juegos de terror en el pasado, y esto, es algo que no todos pueden decir. Esperemos que Abramelin Games no se quede aquí y siga trabajando en este género porque seguro que tienen importantes cosas que decir.

“Soy el conjunto de todas sus pesadillas, sus peores sueños hechos realidad. Soy todo lo que les da miedo” It

Review
  • TERRORÍFICO π23Total Score
    PUNTOS POSITIVOS

    - La ambientación oscura y de soledad
    - El sonido es brutal en ocasiones
    - Un juego de la vieja escuela
    - Una aventura larga, con varios finales y con cientos de coleccionables
    - El precio de 9,99 euros

        PUNTOS NEGATIVOS

        - Problemas de rendimiento y bloqueos que obligan a reiniciar el juego
        - Apartado gráfico justito

          Leave a Comment

          Login
          Loading...
          Sign Up

          New membership are not allowed.

          Loading...