The Skylia Prophecy – Análisis

 The Skylia Prophecy pretende evocar a los juegos de plataformas de acción. Cuenta una historia de fantasía clásica, ambientada en un mundo medieval plagado de demonios y cadáveres animados que como siempre en este tipo de desarrollos depende de vos para destruir todo ante nuestro camino y de esta manera hacer prevalecer la paz entre la humanidad.

El juego tiene un argumento de fondo que explora el contexto y las motivaciones impulsoras del protagonista. Esto se le presenta como una gran cascada de texto desde el principio, algo que fácilmente puede resultar pesado y fácilmente “skipeable”. Algo que tranquilamente se puede pasar sin demasiados problemas. Esto se debe a que de todas maneras el juego se puede pasar fácilmente haciendo el camino a través de los monstruos hasta el final.

El mundo se construye aún más a través de las interacciones que tienes con los aldeanos que encuentras en el camino. No siempre dicen algo que valga la pena absorber, pero ofrecen algunos pequeños detalles que dan un tono más interesante a un argumento tan previsible como aburrido.

Su premisa no puede ser más monótona o desinteresada. Los enemigos son simples pedazos de cartón que aparecen como muñecos de un juego de parque abandonado. La acción tampoco aporta demasiado: nuestra mano es una espada y a la par tenemos un puñado de espacios para hechizos, los cuales están ahí para rellenar una jugabilidad inexistente. A medida que avancemos y vayamos derrotando a más enemigos, obtenemos de manera automática (sin hacer nada) más salud, fuerza y ​​maná. No hay indicador que nos diga cuándo vamos a subir de nivel y tampoco hay contenido para destacar de esa mejora que aparece inesperadamente. El mercader, y digo el mercader porque es la misma imagen para todos los puntos de interacción, vende algunas pociones que reponen medidores, todo arcaico y sin alma. A la vez, podemos emprender misiones de aldeanos que no solo darán dinero, que sobra en el juego, sino que también te llevarán a la siguiente etapa de la “narrativa” si es que para este entonces no tenemos el juego desinstalado. Los puntos de guardado son fijos y están repartidos por todo el juego. No hay guardado automático y la muerte (casi imposible) implica empezar siempre desde alguno de estos puntos.

Los jefes son sin duda el mejor punto, si es posible que no sea bueno porque el resto de demasiada lastima. Su salud no es visible, por lo que la victoria también puede venir con una gran sensación de alivio ya que a diferencia del resto de apartados o juego en general, son bastante desafiantes por sus ideas de estrategia y nuestra incapacidad motriz.

The Skylia Prophecy definitivamente hace recordar a esos juegos de arcade de antaño. Viejos, toscos y que si lograbas llegar a la final te esperaba otro asunto totalmente aislado. Su estilo de juego es como muy amable: simple. No existe la complejidad, la urgencia por completar la historia o el desafió para completar las zonas de este mundo. Su pensamiento esta muy lejos de ser algo maduro o con las bases consistentes para lograr que algún jugador pase de los primeros dos jefes, aún siendo un juego gratuito. Pero tal vez encuentre un nicho en los cazadores de trofeos por su inmediatez para darnos logros por simples acciones como hablar o atacar cierta unidad.

Su bajo precio no estimula su compra y sin duda no puedo encontrar un solo pensamiento que me haga querer recomendar este juego o siquiera decirle a alguien que lo pruebe.

 

Leave a Comment

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...